Moniciones XXVIII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Vigésimo Octavo del Tiempo Ordinario. La liturgia de la Eucaristía, que siempre es acción de gracias, nos presenta hoy gratitud de los hombres por el don recibido. Su actuación revela la calidad de su corazón.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
EI leproso Naamán no era del pueblo de Israel. Pero Dios se le manifestó en el “milagro de la curación” y este pagano supo responder con agradecimiento a Dios. Escuchemos

 

Salmo 97: El Señor nos ha mostrado su amor y su lealtad.. 

 
MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en esta pequeña carta, anima a su discípulo Timoteo a cumplir su misión con valor y fidelidad. Dios nos ha dado una vida que no puede estar encadenada por ninguna fuerza de la tierra. Escuchemos

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (17, 11-19)

 

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Supliquemos a Dios Padre, rico en Misericordia, que escuche nuestras necesidades diciendo: Señor, ten compasión de nosotros.

Para que como Iglesia, vivamos y testimoniemos la Misericordia con todos los hermanos…Roguemos al Señor.
Señor, ten compasión de nosotros.

Por todos los habitantes del mundo para que desechen el odio y la venganza, y asuman el amor predicado por Jesús como la mejor herramienta para la convivencia entre todos. Roguemos al Señor.
Señor, ten compasión de nosotros.

Para que todo el  pueblo cristiano reflexione y practique  durante  las obras de misericordia corporales y espirituales…Roguemos al Señor.
Señor, ten compasión de nosotros.

Por las familias, para que cada día renueven su agradecimiento a Aquel que les regala la vida, la salud y el amor… Roguemos al Señor.
Señor, ten compasión de nosotros.

Por nosotros los aquí reunidos, para que nunca dudemos del corazón Misericordioso de Dios… Roguemos al Señor.
Señor, ten compasión de nosotros.

Celebrante:
Padre misericordioso, escucha las súplicas de tus hijos, purifícanos de nuestros pecados y permítenos dar gloria a tu nombre santo… Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Moniciones XXVII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos a la celebración de la Eucaristía en este Vigésimo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario. Nuestra oración es habitualmente interesada. Pensamos más en pedir que en adorar. En este domingo la liturgia nos habla de la fe que todo lo puede y que nada espera a cambio.

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre  [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
Vamos a escuchar un bello fragmento del Libro del profeta Habacuc que nos sitúa la verdadera fe dentro del reino de la paz y de la justicia. Y es que resulta totalmente cierta esa frase de Habacuc: “el justo vivirá por su fe”. Escuchemos

 

Salmo 94: Señor, que no seamos sordos a tu voz. 

 

MONICION SEGUNDA LECTURA
Hoy los consejos de Pablo a su discípulo Timoteo se dirigen también a nosotros. Nosotros hemos recibido los dones del Espíritu Santo para el bien de la comunidad. Con nuestra vida y palabras debemos luchar por la “pureza de la fe”. Escuchemos

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (17, 5-10)

 

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Pidamos confiados en la intercesión de Jesucristo, el rostro  Misericordioso del Padre y a una sola voz digamos: ¡Por tu misericordia, escúchanos!

Por nuestro Santo Padre el Papa, los Obispos, Sacerdotes y Diáconos, para que prediquen la fe en todas partes del mundo…Roguemos al Señor…
¡Por tu misericordia, escúchanos!

Para que la Iglesia vuelva a hacerse cargo con Misericordia de las debilidades de los hombres…Roguemos al Señor…
¡Por tu misericordia, escúchanos!

Por nuestros jóvenes, para que no tengan miedo antes bien vivan su fe con la fuerza y energía de su juventud. Roguemos al Señor…
¡Por tu misericordia, escúchanos!

Para que podamos realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales. Roguemos al Señor…
¡Por tu misericordia, escúchanos!

Por nosotros, par que aumente nuestra fe, para que vivamos alegres y confiados, dependiendo de la Misericordia de DiosRoguemos al Señor…
¡Por tu misericordia, escúchanos!

Celebrante:
Escucha, Señor, nuestras oraciones, acrecienta nuestra fe y no permitas que nunca nos apartemos de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.