Moniciones XXVI Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Vigésimo Sexto del Tiempo Ordinario. La liturgia de hoy nos continúa situando en la relación que existe entre ricos y pobres. No es pecado la riqueza tomada por si misma; pero es pecado la riqueza que permite que los pobres mueran y por la falta de solidaridad que nos divide.

Hoy, nuestra celebración es especial para todos los enfermos, especialmente los enfermos de nuestra comunidad., para darles fuerza que cura y que salva, para acompañarles, para confortarlos, para llenarlos de vida

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre  [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura de hoy es del capítulo sexto del libro de Amos. Este profeta se caracteriza por la dureza de los términos con que condena el egoísmo y la ambición desmedida de los ricos. Escuchemos.

 

Salmo 145: Alabemos al Señor, que viene a salvarnos. 

 

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en la carta a su amigo Timoteo, continúa con la formación, a distancia, de uno de sus discípulos más queridos. Hoy le pide perseverancia hasta el momento que haya de presentarse hasta el Señor. Escuchemos.

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (16, 19-31)

 

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Presentemos nuestras plegarias a Dios, nuestro Padre. Oremos por el mundo entero, oremos por la Iglesia, oremos hoy especialmente por estos hermanos nuestros que están padeciendo de alguna enfermedad física o espiritual. Oremos diciendo: Te lo pedimos Señor.

Señor, existen países donde los recursos sanitarios son muy precarios al extremo de que muchas personas mueren por falta de medicinas. Mueve los corazones de sus gobernantes, para que los medios sanitarios aumenten en cantidad y calidad.…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Señor, sólo desde el amor y con tu amor, podemos acercarnos a los enfermos; ellos forman parte de tu luz. Que tu Espíritu abra nuestros labios con palabras de aliento y comprensión…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Señor, ayuda a todos los enfermos a descubrir que estás a su lado y que tu fuerza alivia su dolor, y haz que encuentren en Ti el amor de un Padre verdadero. …Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Señor muéstranos el camino para que sepamos encontrarte en el más débil, en el pobre y el enfermo, y que no sigamos desorientados buscándote entre nuestras comodidades…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Señor, acompaña a todos nuestros hermanos y hermanas que en esta celebración de la Eucaristía de nuestra comunidad reciben el don de la fuerza del Espíritu Santo para que se sientan acompañados en su debilidad y en los momentos de decaimiento…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Celebrante:
Te rogamos, Padre, que por la gracia del Espíritu Santo, cures el dolor de estos enfermos, sanes sus heridas, perdones sus pecados, ahuyentes todo sufrimiento de su cuerpo y de su alma, y les devuelvas la salud espiritual y corporal, para que, restablecidos por tu misericordia, se incorporen de nuevo a los quehaceres de su vida. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amen

 

Moniciones XXV Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Vigésimo Quinto del Tiempo Ordinario. Las lecturas bíblicas de hoy enjuician nuestro comportamiento acerca de las riquezas que Dios nos ha confiado. Nosotros somos simples administradores, no dueños. Cuando nos vayamos, todo se quedará aquí.

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre  [….]

 

MONICION PRIMERA LECTURA
Amós, aunque era un humilde pastor, es el profeta de la justicia social. Ataca a la injusticia de los ricos y la explotación del pobre. Advirtió a los hombres que Dios demanda honradez y justicia en sus negocios. Escuchemos.

 

Salmo 112: Que alaben al Señor todos sus siervos .

 

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo aconseja a su discípulo y colaborador Timoteo sobre la liturgia para que sea una auténtica plegaria de toda la comunidad y que permita llegar más fácilmente al pensamiento de Cristo, nuestro mediador, como base de nuestra fe. Escuchemos.

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (16, 1-13)

 

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Con confianza en el amor de Dios, con la seguridad de que siempre nos escucha oremos diciendo: Te lo pedimos Señor.

Por la Iglesia; para que sepa dar testimonio de Cristo en medio de nuestro mundo…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Por los gobernantes de todas las naciones; para que sus esfuerzos por la paz y la justicia no sean en vano…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Para que nuestra oración suba a Dios y Él nos ayude a vivir como hijos de la luz…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Para que la Eucaristía que celebramos fortalezca nuestra fe y robustezca nuestra caridad. Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Por nosotros; para que no caigamos en la tentación de la codicia y no se metalice nuestro corazón…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos Señor.

Celebrante:
Te lo pedimos a Ti, que eres nuestro único Señor, por intercesión de tu enviado Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amen

Moniciones XXIV Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA 
Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Vigésimo Cuarto del Tiempo Ordinario. Hoy la Iglesia quiere recordarnos la misericordia y el gran amor que Dios tiene para con nosotros. Hoy, en la persona de Cristo, vemos el amor infinito de Dios que nos busca siempre para darnos más vida

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre  [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura, del Libro de Éxodo, nos muestra la conversación entre Dios y Moisés sobre las infidelidades del pueblo judío. Escuchemos

 

Salmo 50: Me levantaré y volveré a mi padre.

 

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en su primera carta a su amigo Timoteo, alaba la misericordia de Dios. El apóstol es un testigo excepcional del misericordioso amor de Dios con el hombre pecador. Escuchemos

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (14, 1-32)

 

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Como Moisés, que intercedió por el pueblo, acerquémonos a la presencia del Señor y oremos por la Iglesia y por el mundo entero diciendo: PADRE ESCUCHANOS

Por el Papa, los Obispos, sacerdotes y diáconos, para que sean signo de la misericordia de Dios en el mundo, por su espíritu de perdón y reconciliación…Roguemos al Señor.
Padre Escúchanos.

Por la Paz en el mundo, para que cale en los corazones de los hombres la misericordia de Dios para con ellos y de ellos para con el prójimo. Roguemos al Señor.
Padre Escúchanos.

Por las familias cristianas para que sea el perdón entre ellos la muestra más palpable del amor que se profesan cada día…Roguemos al Señor.
Padre Escúchanos.

Para que seamos capaces de volver siempre con humildad a la casa del Padre y acogernos a su misericordia… Roguemos al Señor.
Padre Escúchanos.

Por nosotros los aquí reunidos, para que continuemos realizando con nuestro prójimo las obras misericordiosas de Cristo… Roguemos al Señor.
Padre Escúchanos

Celebrante: 
Padre misericordioso, mira a tus hijos que te suplican, acoge sus oraciones a favor del mundo entero y manifiéstate a sus corazones que están anhelantes de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Moniciones XXIII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA 
Sean todos bienvenidos a la celebración de la Eucaristía en este Vigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario. Hoy Cristo nos dice cómo podemos responder a su llamado y seguimiento. Las condiciones no son fáciles. Tenemos al Espíritu Santo como guía y orientador..

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre  [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
¿Quién puede conocer los designios de Dios? ¿Quién comprende lo que Dios quiere? La primera lectura de hoy nos dice que sólo es posible comprender los caminos de Dios cuando el Espíritu Santo ilumina con la fe. Escuchemos

 

Salmo 89:  Tú eres, Señor, nuestro refugio.

 

MONICION SEGUNDA LECTURA
La segunda lectura está tomada de la carta más breve de San Pablo: Filemón. El apóstol intercede a favor de su amigo Onésimo, que era esclavo de Filemón y se había escapado de la casa de su amo. Escuchemos

 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (14, 25-33)

 

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Con espíritu de libertad, como hijos que confían en su Padre, presentemos a Dios las necesidades e intenciones del mundo entero y digámosle: ESCUCHANOS, SEÑOR! 

Por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes todos aquellos que proclaman al mundo el Pan de Vida, para no se cansen nunca de proclamar la eficacia de la Eucaristía….Roguemos al Señor…
¡ Escúchanos, Señor!

Por la Iglesia, para que libere a los hombres de la esclavitud del pecado que les impide caminar hacia el Padre…Roguemos al Señor…
¡ Escúchanos, Señor!

Por la juventud, para que respondan con generosidad a la llamada del Señor, y le sirva en la vida sacerdotal o religiosa. Roguemos al Señor…
¡ Escúchanos, Señor!

Por los matrimonios y las familias, para que todos pongan de su parte, llevando su cruz y ayudando a los otros a llevar la suya. Roguemos al Señor.
¡ Escúchanos, Señor! 

Por la paz todas las naciones, especialmente por el “regalo” de la paz en nuestros paises y cualquier otra parte del mundo en la que haya conflictosRoguemos al Señor.
¡ Escúchanos, Señor!

Celebrante:
Padre bueno, escucha las oraciones de tus hijos, danos tu gracia para ser coherentes con nuestra fe, y no permitas que nunca nos alejemos de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Moniciones XXII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA 
Sean todos bienvenidos a este Vigésimo Segundo domingo de tiempo ordinario. Las lecturas que hoy meditaremos tienen un acentuado sabor a humildad. Ser humildes es ser realistas. Es saber que somos obra de Dios y le necesitamos.

Con espíritu humilde, con mucha alegría y con el gozo de sabernos acompañados por Jesús, recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA  (Siracides 3, 19-21. 31-31)   
Esta primera lectura está tomada del libro del Eclesiástico. Nos enseña el valor de la humildad. La persona humilde está abierta a escuchar y a responder a Dios. “Cuánto más seas, más debes humillarte”. Escuchemos

 Salmo 67:  Dios da libertad y riqueza a los cautivos.  

 
MONICION SEGUNDA LECTURA  (hebreos 12, 18-19. 22-24)
En la carta a los Hebreos San Pablo nos contrasta las dos alianzas de Dios con los seres humanos. La primera alianza en el desierto era dura y exterior. La segunda con Jesús como mediador, es una alianza de paz y de amor. Todos pueden y deben acercarse confiados a la misericordia y a la bondad de Dios. Escuchemos
 

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (14, 1. 7-14)

 
ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Con sencillez y humildad de corazón, presentemos a Dios nuestras necesidades y las del mundo entero, diciendo:“Te rogamos, óyenos”

Por el Papa, los Obispos, Sacerdotes y Diáconos, para que sean auténticos servidores en la comunidad. Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Por los empresarios y jefes de personal, para que traten a sus obreros y colaboradores con respeto, dignidad, rectitud y comprensión… Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos 

Por todos los migrantes que han tenido que emigrar a otros países en busca de trabajo y de una mejor vida, para que nuestra Santísima Madre la virgen María los proteja y acompañe a todos y encuentren ayuda y acogida en los países de destino…Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Por los que viven de apariencias, buscan los primeros puestos y el reconocimiento de los hombres: que descubran los valores esenciales y sean humildes de corazón…. Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Por nosotros, los aquí presentes, para que ayudemos al prójimo renunciando a nuestro egoísmo y comodidad…Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos 

Celebrante: 
Te rogamos, Señor, que atiendas a tus hijos que te suplican y nos des a todos el poder participar un día del banquete de tu Reino.. Por Jesucristo nuestro Señor
Amén