Moniciones – Solemnidad de la Epifanía del Señor – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía. Hoy es un día de fiesta en el que celebramos la manifestación de Jesús. Es la fiesta de la luz que nos ilumina y de regalos porque hemos recibido el don más precioso: Jesucristo mismo.  Jesús nuestro Salvador.

Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con júbilo y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
Isaías proclama con gran exaltación la Buena Nueva a las gentes que andaban en la oscuridad. Una luz brilla; la gloria de Dios aparece. Cristo es esta estrella radiante de la mañana que nos guía en la vida.  Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en la carta a los efesios, nos habla de la gracia que Dios nos ha dado. Por nuestro bautismo somos coherederos y copartícipes de la promesa de Dios. Nosotros sentimos alegría ya que en Cristo somos un pueblo de reyes, pueblo sacerdotal, una asamblea santa. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Hermanos, sigamos la estrella que nos conduce a Belén y vayamos al encuentro del Señor, sabiendo que Él es el Dios-con-nosotros, el Dios nuestro. Digamos con fe:
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Por todos nosotros aquí reunidos: para que vivamos abiertos a los signos de los tiempos y respondamos con prontitud a la llamada de Dios y de nuestros hermanos, especialmente los más pobres. Oremos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que todos los hombres vivamos en continua adoración a Dios que salva a la humanidad al entregarnos a su hijo amado para redimirnos del pecado. Oremos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que seamos agradecidos al Señor por el don de la fe, la vivamos con audacia y la comuniquemos con alegría. Oremos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que el Señor se manifieste a los que reciben el anuncio de la salvación en tierras de misión. Oremos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Por nossotros aqui presentes para que sigamos y adoremos a la estrella mas brillante del firmamento y la unica estrella en nuesto corazon: Cristo Jesus. Oremos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que los niños de nuestras familias acojan a Jesús, como el mejor regalo del Padre y sean solidarios con los niños que sufren la pobreza. Oremos al Señor .
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Celebrante:
Señor, escucha nuestras súplicas filiales, manifiéstanos tu verdad, háblanos al corazón, y haz que nuestra vida sea un anuncio gozoso de tu salvación universal. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Moniciones – Solemnidad de Santa María, Madre de Dios – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
!Feliz Año Nuevo! Hermanos en Cristo y María.
Hoy la Iglesia nos presenta a la Madre de Dios en esta fiesta que desde el siglo quinto, fue la primera fiesta mariana de la Iglesia. Por su SI a la voluntad de Dios, María dio a luz a la fuente de la gracia, a la salvación del mundo. Por eso ella es Madre de Dios y Madre de la Iglesia. Ella es símbolo de la comunidad cristiana, en donde los creyentes, encontramos a Cristo.

Por favor pongamos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La presencia de Dios en el Antiguo Testamento, fue asociada a su Nombre invocada en bendición. Estamos bendecidos con la presencia de este Dios en nosotros. Aarón nos presenta esta bendición en esta lectura. Escuchemos

MONICION SEGUNDA LECTURA
Dios Padre envió a su Hijo para que podamos ser sus hijos. Cristo nació de María para liberarnos y salvarnos. En esta corta lectura Pablo nos habla sobre María. Escuchemos

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Al celebrar hoy a Santa María, Madre de Dios, oremos por nosotros y por todos los hombres y mujeres que buscan a Dios y digamos juntos:
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Por el Papa Francisco y por todos los pastores de la Iglesia: para que sean incansables mensajeros de la verdad y testigos de la paz, al servicio del pueblo de Dios. Roguemos al Señor
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que el Señor bendiga a su Iglesia, la proteja, y haga que sea, como María, Madre de los creyentes.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Por las víctimas de la violencia, por los perseguidos, los marginados, los oprimidos: para que se les reconozcan sus derechos de hombres libres y se respete en ellos la imagen del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros. Roguemos al Señor
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que María, modelo de mujer y de madre, ayude a todas las mujeres a vivir con dignidad.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que María mantenga unidos a los cristianos y nos ayude a acoger a Jesús en nuestra vida.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que Dios nuestro Señor nos dé un año feliz, alegrándonos con los bienes de la tierra y enriqueciéndonos con los del cielo.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Celebrante:
Mira a tu Madre, Señor, y escucha nuestras oraciones, y ya que es también nuestra Madre, haz que vivamos siempre bajo su protección para que Ella guíe nuestros pasos hacia Ti. Que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

Lecturas – Fiesta de la Sagrada Familia – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos a la gran fiesta de la Sagrada Familia! Durante esta preciosa temporada de Navidad, la iglesia nos invita a fijar nuestra atención en la escuela humana del amor: La Familia. Las lecturas nos describen las características y las virtudes que deben estar presentes en toda familia cristiana.
Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con júbilo y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura nos presenta un comentario sobre el cuarto mandamiento de Dios. Se subraya el agradecimiento humano y religioso que los hijos deben tener a sus padres y los efectos religiosos y humanos para los que honran a sus padres Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Como a pueblo de Dios, San Pablo nos exhorta a manifestar a todos “la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el amor y la paz de Cristo.” Él nos dio ejemplo y, también la gracia para poder practicar estas virtudes en nuestra familia. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Sabiendo que somos hijos de Dios, oremos hermanos con confianza a nuestro Padre del cielo, de quien toma nombre toda paternidad en el cielo y en la tierra, diciendo:
Padre, óyenos.

Por la Iglesia, para que unida como una gran familia avance por el camino de la unión de todos los cristianos. Roguemos al Señor.
Padre, óyenos.

Por todos los que están sin familia; huérfanos, ancianos solos, para que encuentren en nosotros alguien que les proporcione el amor que necesitan. Roguemos al Señor.
Padre, óyenos.

Por todas las familias, en especial las de nuestras comunidades, para que de ellas surjan los matrimonios sólidos y las vocaciones que necesitan nuestro mundo y la Iglesia de hoy. Roguemos al Señor.
Padre, óyenos.

Por las familias que están divididas, por los esposos que viven en infidelidad, y por los hijos que sufren las consecuencias del desamor: que la intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret les alcance la unidad y el perdón. Roguemos al Señor.
Padre, óyenos.

Por nosotros y nuestras familias: que alimentados con el Cuerpo y la Sangre del Señor, y fortalecidos con su Palabra, seamos Misericordiosos como el Padre y trabajemos juntos por construir la civilización del amor. Roguemos al Señor.
Padre, óyenos.

Celebrante:
Te ofrecemos, Señor, este sacrificio de reconciliación, y te pedimos humildemente que, por la intercesión de la Virgen Madre de Dios y de san José, fortalezcas nuestras familias en tu gracia y en tu paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

CELEBRACION SOLEMNIDAD VIRGEN DE GUADALUPE

MONICION DE ENTRADA
Hoy, como Iglesia que peregrina, unida a todas las iglesias de nuestros pueblos del continente americano, celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas y Estrella de la Nueva Evangelización.

Ella nos trajo a su Hijo y nos Lo mostró con todo su amor, comprensión, auxilio y defensa. El Adviento es el tiempo mariano por excelencia, ya que
María es para nosotros un modelo en espera de la llegada del Mesías.

En nuestro camino de Adviento hacia el encuentro con Cristo, Ella nos acompaña y nos prepara para recibir al Hijo amado del Padre y para que Él sea con plena verdad en nuestra vida, el Dios con nosotros.

Participemos con gozo en esta Eucaristía invocando sobre nosotros y sobre nuestra Capellania la intercesión de nuestra santisima Madre Virgèn de Guadalupe.

Hermanos abramos nuestros oídos y nuestro corazón a esta sabiduría.  Jubilosos nos ponemos de pie y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro (s) sacerdote (s) celebrante (s), Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La lectura que escucharemos del libro del Eclesiástico, es un himno a la sabiduría. A nuestra Madre, la Virgen María, la alabamos en las letanías como el “Trono de la sabiduría”.. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
En la lectura que se proclamará a continuación, Pablo, escribiéndoles a los cristianos de Galatas, hace una condensación del tema de la Encarnación. Se expresa la condición fraterna del Redentor “nacido de una mujer, nacido bajo la ley”. Escuchemos atentos, hermanos, la exhortación de san Pablo.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Pongamos, hermanos, nuestros ojos en Jesús que, para salvar al mundo, quiso nacer de santa María Virgen, y oremos por nuestra nación, por los pueblos del mundo y por el bien de todos los hombres: Digamos Juntos: “Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración”.

Para que la Santa Iglesia de Dios siga creciendo, inspirada en el modelo de nuestra Señora de Guadalupe. . Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Por nuestro hermanos dañados por la violencia, el miedo y la inseguridad. Para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Para que el ejemplo de la fortaleza de María, que sufrió crueles dolores al pie de la cruz, sea consuelo para los que sufren y esperanza para quienes se sienten decaídos. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Por nuestras familias. Para que aprendamos a querernos más y nos ayudemos a crecer en la fe y en la esperanza… Roguemos al Señor.
Por intercesión de M
ía de Guadalupe, escucha nuestra oración.ar

Por nuestras comunidades, para que en este tiempo de Adviento el amor de nuestra madre celestial nos haga sentirnos hermanos entre nosotros y vivir siempre dispuestos a ayudarnos también en nuestras necesidades. Roguemos al Señor.
Por intercesión de M
ía de Guadalupe, escucha nuestra oración.ar

Por todos nosotros que hoy celebramos la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, demos a nuestros hermanos, amigos y familiares  un claro testimonio de fe cristiana y una colaboración eficaz a la prosperidad de nuestras familias. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Celebrante: Dios nuestro, que has querido que santa María de Guadalupe fuera ayuda y patrona y emperatriz de las américas, escucha nuestras plegarias y haz que, confiando en su ayuda poderosa, obtengamos los bienes que te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amen

Moniciones – Solemnidad de la Natividad del Señor – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
¡Feliz Navidad, hermanos y hermanas! Estamos reunidos en el Señor en esta Noche Buena. Las tinieblas afuera pueden simbolizar la vida sin Cristo. Pero nuestra Iglesia ahora brillante y festiva, nos recuerda que Cristo ES LA LUZ y está con nosotros. Que esta noche de gracia traiga la Paz y la Alegría a todos los pueblos del mundo, especialmente al nuestro.

Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
El profeta Isaías nos viene a hablar sobre los tiempos de tinieblas, de miedo y de opresión. Pero vino un gran cambio por el nacimiento de un niño, que como luz en la noche iluminó como ninguna otra luz. Esta luz es Cristo, el Príncipe de Paz, nuestro Redentor. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Cristo se encarnó en el mundo para ser el mediador entre Dios y los hombres. El Apóstol San Pablo nos exhorta a cooperar con las gracias del Señor hasta el retorno del gran Dios y Salvador, Cristo Jesús. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Presentemos hermanos, en esta noche luminosa, nuestras esperanzas y anhelos a Jesucristo, Palabra cumplida del Padre, el Dios con nosotros, y con espíritu de adoración, supliquémosle con confianza, diciendo:
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que la celebración del Misterio del Amor infinito de Dios, hecho cercanía en su Hijo que ha nacido, haga renacer a la Iglesia y a cada uno de sus Pastores al Evangelio vivido, proclamado y compartido con todos los hombres de buena voluntad: Roguemos al Señor, que sabe de nuestra pobreza.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que en esta noche de paz y de luz, Cristo transforme nuestras tinieblas en bondad, nuestros odios en perdón, y nuestras desesperanzas en posesión del único tesoro: Roguemos al Señor, que se ha hecho débil por amor.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que Cristo hecho niño enseñe al mundo el poder de la paz, la fuerza de quienes aún creen en el hermano; y la alegría de sabernos amados y acogidos por Dios que viene hasta nosotros: Roguemos al Señor, que es nuestra esperanza.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que aprendamos de la Virgen Madre a recibir a Jesús, para que sepamos entregarlo sin egoísmos, y para que lo hagamos nacer en otras vidas: Roguemos al Señor, hecho ternura.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que el Señor cure las heridas del cuerpo y del alma a quienes sufren y recordamos en esta Noche santa: Roguemos al Señor, Bien nuestro.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Para que, al acoger en nuestros corazones al que quiso asumir nuestra debilidad para transformarla en gracia, nos hagamos amor, alegría, comprensión y paz para cuantos nos rodean: Roguemos al Señor, nuestro hermano.
Te rogamos, Señor, óyenos.

Celebrante:
Señor, que has querido que tu Hijo se encarnara en nuestra carne para recapitular todas las cosas y salvarnos; atiende por su intercesión cuanto te hemos suplicado, y no dejes de acompañarnos mientras caminamos hacia la plenitud de nuestra historia, donde todos seremos uno en el amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Moniciones – IV Domingo de Adviento CICLO C

MONICIONES DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Cuarto Domingo de Adviento. Hoy la Liturgia nos invita a mirar a Belen, la pequeña ciudad de Judea, como testigo del gran acontecimiento: el nacimiento del Mesias.

Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

En la primera lectura escucharemos el canto jubiloso del profeta Miqueas que anuncia la restauración de Jerusalén. El profeta ve a Jerusalén libre de su condenación. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA

La segunda lectura nos relata que el valor de los antiguos era purificador para quitar los pecados, pero no definitivo. Por el sacrificio de Cristo todos quedamos santificados.  Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Hermanos, el Señor está cerca. Salgamos a su encuentro y proclamemos su grandeza, y pidamos al Padre que nos ayude a esperar su venida con el corazón en vela. Digamos con fe:
Escucha, Señor, nuestra oración.

Por el Santo Padre y todos los pastores y ministros de la Iglesia, para que, inspirados por el sí de María, vivan su vocación con alegría y se entreguen totalmente al servicio del evangelio. Oremos.
Escucha, Señor, nuestra oración.

Para que aquellos hermanos que han abandonado las prácticas cristianas pero que acudirán sin embargo, a la Iglesia en las próximas fiestas de Navidad descubran la buena noticia del Evangelio, no como rayo fugaz, sino como luz permanente que ilumina y alegra toda su vida. Oremos:
Escucha, Señor, nuestra oración.

Por todos nosotros aqui presentes, para que a ejemplo de María nuestras vidas sean siempre un sí a Dios. Oremos.
Escucha, Señor, nuestra oración.

Por los enfermos y ancianos, especialmente los de nuestras familias y los de nuestras comunidades, para que su enfermedad sea oportunidad para crecer en la fe, esperanza y amor de Dios. Oremos.
Escucha, Señor, nuestra oración.

Para que el nacimiento de Cristo nos ayude a renunciar a los deseos mundanos ya vivir sobria y honradamente, esperando la aparición definitiva del Señor. Oremos.
Escucha, Señor, nuestra oración.

Celebrante:
Aquí nos tienes, Señor, para hacer tu voluntad. Bendice nuestras vidas, acoge nuestras oraciones, y ayúdanos a preparar el camino a tu Hijo que viene a salvarnos. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Moniciones – III Domingo de Adviento CICLO C

MONICIONES DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Tercer Domingo de Adviento. Junto con nuestras familias busquemos la alegria. A muchas personas les resulta muy difícil creer que el cristianismo es fuente de alegría. La liturgia de hoy nos exhorta a estar alegres. Porque el Señor está cerca. Ya viene. Expresemos con nuestras familias la alegría cristiana, celebrando con júbilo ésta eucaristía.

Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura escucharemos el canto jubiloso del profeta Sofonías, anuncia la restauración de Jerusalén. El profeta ve a Jerusalén libre de su condenación. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
En la segunda lectura San Pablo recuerda a los filipenses, que el cristiano debe vivir la alegría de un mundo nuevo. La certeza de la venida del Señor debe quitarnos toda inquietud. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Demos gracias a Dios, que en Cristo ha cancelado la condena que pesaba sobre nosotros y sobre toda la humanidad, y digamos con alegría junto a todos los hombres:
Ven, Señor Jesús.

Para que junto con nuestras familais proclamemos con gozo el saber ya cercano al Emmanuel, Dios con nosotros, que viene a salvarnos. Oremos al Señor.
Ven, Señor Jesús.

Para que el Santo Padre y todos los pastores y ministros de la Iglesia, estimulen a las familias a esperar a Jesús, la paz viviente, para que encuentren en Él la plena felicidad, y en su nombre sean constructores de la concordia y la fraternidad familiar. Oremos al Señor.
Ven, Señor Jesús.

Por nosotros aquí reunidos en esta celebración eucarística, para que vivamos nuestro cristianismo con alegría, no sólo en nuestro corazón, sino también con nuestros familiares y comunidad, Oremos al Señor.
Ven, Señor Jesús.

Por los hijos, para que encuentren siempre en sus padres modelos de vida cristiana y tengan fortaleza y sabiduría para construir su vida sobre el cimiento seguro de Jesucristo. Oremos al Señor.
Ven, Señor Jesús.

Para que en este tiempo de adviento todos los hogares del mundo esperemos, alegre y activamente al Salvador; para que los pobres aguarden contra toda desesperanza su próxima liberación; y para que el Emmanuel sostenga a quienes con su entrega despiertan la ilusión y la alegría en el corazón de sus hermanos. Oremos al Señor.
Ven, Señor Jesús.

Celebrante:
Escúchanos, Señor, que confiamos en ti, agranda nuestra capacidad de entrega y amor para colaborar eficazmente en el anuncio de tu Evangelio, y para preparar los corazones a la conversión a Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Moniciones II Domingo de Adviento CICLO C

MONICIONES DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Segundo Domingo de Adviento. La Iglesia, en la liturgia de día, nos invita a continuar nuestra preparación para la venida del Señor. En la vida diaria encontramos obstáculos que nos impiden caminar hacia el Padre. San Juan Bautista nos invita a la conversión para recibir así la salvación que nos trae nuestro Señor Jesucristo.

Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura escucharemos el relato del pueblo de Israel deportado a Babilonia y allí el pueblo se consume en la aflicción del destierro. El profeta Baruc dirige su mensaje a los desterrados para darles fuerza y ánimo con las promesas mesiánicas. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Como los cautivos en la primera lectura, nosotros también somos peregrinos caminando hacia Dios. San Pablo, a través de la carta a los filipenses, nos exhorta a crecer en amor fraterno a fin de que estemos más preparados para la venida de Cristo. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Con gozo por la cercanía de Dios, despojémonos de cuanto nos esclaviza y aleja de Él, y pidámosle que nos ayude a preparar la llegada del Mesías Salvador a nuestras vidas. Digamos con su Iglesia y en nombre de todos los hombres:
Ven, Señor, no tardes.

Para que en la Iglesia todos los hombres podamos reconocer el rostro de Dios, que sale a nuestro encuentro con una oferta incondicional de salvación y libertad, y que nos ama con amor y ternura de Padre. Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes y diáconos; para que a ejemplo de Juan Bautista, prediquen el perdón de los pecados y la reconciliación de los hombres con Dios, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Para que todos los cristianos trabajemos con alegría en la construcción de una sociedad más solidaria y equitativa, seguros de que el Señor, que es grande con nosotros, dará el ciento por uno a nuestros esfuerzos y trabajos, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Por nuestra Capellania de Habla Hispana, que hoy dia estamos celebrando la fiesta en honor a nuestra madre María, “Virgen de Guadalupe”, patrona de América, para que a través de su intercesión maternal esta produzca frutos de Paz y Misericordia entre nosotros y podamos ser imagen de su hijo Jesús, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Porlos que nos acercamos a la mesa del Señor, para que este sea este el inicio de un caminar en la construcción de un mundo donde brille el amor y podamos ser un signo luminoso del advenimiento de Cristo al mundo, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Para que a todos los enfermos, los que están solos, los que se sienten tristes, los que son víctimas del vicio y del pecado, encuentren en los cristianos la prueba del amor de Dios que les tiende una mano, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Celebrante:
Escúchanos, Señor, que confiamos en ti, agranda nuestra capacidad de entrega y amor para colaborar eficazmente en el anuncio de tu Evangelio, y para preparar los corazones a la conversión a Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

MONICIONES I DOMINGO DE ADVIENTO CICLO C

MONICIONES DE ENTRADA
Hermanos en Cristo bienvenidos a la celebración del primer Domingo de Adviento. Comenzamos un nuevo año litúrgico, y es san Lucas quien con su evangelio nos va a servir de guía en nuestro intento de llegar a Jesús.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra Eucaristia con el canto de entrada y Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
Del profeta Jeremías hoy leemos una página llena de confianza. Su palabra es un toque de esperanza en tiempos oscuros; un mensaje de salvación y paz para todos. Escuchemos

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo hoy nos habla de una acción de gracias y una amonestación dirigida a la comunidad de Tesalónica. Escuchemos

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
El Señor, el Hijo de Dios, viene a instaurar la justicia y a revelar el misterio infinito del amor del Padre. Por eso, abiertos a su mensaje y llenos de esperanza pidámosle que nos visite con su salvación y libere a su pueblo de sus esclavitudes, angustias y sufrimientos. Digamos con confianza:
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Por el Papa Francisco, los obispos, los sacerdotes, y todos los fieles, para que puedan ser fortalecidos por la gracia del Espíritu Santo. Te pedimos por su labor frente de la Iglesia, para que no se cansen de predicar el Reino de Dios que nace de la cruz. Roguemos al Señor:
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Por la santa Iglesia: Para que, en medio de la injusticia de este mundo, sepa anunciar al que viene: el “Señor-nuestra-justicia”. Roguemos al Señor:
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Por los gobernantes; para que, procurando el bien común, defiendan los derechos de todos y principalmente de los más débiles. Roguemos al Señor:
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Por todos nosotros y por nuestras familias, para que el Señor despierte en nuestros corazones la misericordia, lajusticia y el amor por el prójimo. Roguemos al Señor.
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Para que el Señor, que escogió un estilo de vida virginal y pobre, suscite en los jóvenes de nuestras comunidades el deseo de consagrarse exclusivamente a su amor y al servicio de su Iglesia. Roguemos al Señor:
Esperamos tu venida, ven, Señor.

Celebrante:
Bendice Señor cuanto por medio de tu Hijo amado hemos confiado a tu misericordia y concédenos mientras aguardamos su venida, la conversión de nuestro corazón a Ti.
Amén.