MONICIONES XXXI DOMINGO ORDINARIO

MONICIONES DE ENTRADA 
Queridos hermanos  bienvenidos  a la celebración de la Eucaristía en este Trigésimo Primer Domingo del tiempo ordinario . Venimos juntos a alabar al único Jefe, Cristo, y para aprender de Él el servicio a los hermanos. Venimos a escuchar el único mandamiento de Jesús. Que esta fiesta de la comunidad, presidida por Jesús, fortalezca nuestras vidas.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y  Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 

MONICION PRIMERA LECTURA
La ley del amor, antigua y siempre nueva, es para nosotros y para nuestros hijos. Hacer memoria, recordar nuestro origen y lo que lo fundamenta es tarea cotidiana. Enseñar y transmitir a los hijos nuestra herencia espiritual y religiosa es tarea de los padres cristianos. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Jesús es el nuevo sacerdote de la nueva alianza. Su sacrificio en la cruz salva a los que se dejan lavar y santificar por él. Acerquémonos con confianza a Jesús en esta su casa y su fiesta. Escuchemos

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Es el vivo deseo del Papa Francisco que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Animados por el ejemplo de todos los santos, digamos juntos: Nos encomendamos a ti, Señor.

Por la Iglesia de Dios, para que sea la sal de la tierra y la luz del mundo, y dé testimonio de la vida nueva que nos viene por Cristo Jesús.  Oremos con fe.
Nos encomendamos a ti, Señor.

Padre, te pedimos por el Papa Francisco, Anímalo y dale fuerzas con tu Espíritu, para que unido a los obispos pastores de todas las iglesias diocesanas del mundo, guíe la vida de los cristianos por las huellas del camino de Jesús… Oremos con fe.
Nos encomendamos a ti, Señor.

Para que los gobernantes abran los ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y se sientan provocados a escuchar su grito de auxilio.
Nos encomendamos a ti, Señor.

María, ayúdanos a anunciar y dar testimonio de Cristo y del Evangelio en el lugar donde nos encontremos. Oremos con fe
Nos encomendamos a ti, Señor.

Oremos para que el Señor conceda a su Iglesia la alegría del don de las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada a nuestra Iglesia Diocesana y universal. Oremos con fe.
Nos encomendamos a ti, Señor

Celebrante:
Sólo tú eres Santo, Señor, y de ti procede todo bien, por eso te pedimos que nos des la gracia para recordar las palabras de san Juan de la Cruz que dicen: «En el ocaso de nuestras vidas, seremos juzgados en el amor». Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s