Moniciones – Solemnidad de la Epifanía del Señor Ciclo B – 2018

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Hermanos en Cristo les damos nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía en la fiesta de la Manifestación de Dios: que es lo que significa Epifanía. Tradicionalmente conocida como la gran fiesta de los Reyes y en ella se conmemora la presentación del Niño Dios a los pueblos gentiles, a los no judíos. Hoy es la fiesta de la luz que nos ilumina, pero tambien es fiesta de regalos porque hemos recibido el don más precioso: Jesucristo mismo!

Por favor pongamos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
El profeta Isaías proclama con gran exaltación la Buena Nueva a la gente que andaban en la oscuridad. Una luz brilla; la gloria de Dios aparece. Cristo es esa estrella radiante de la mañana que nos guía en la vida y que vino al mundo para que lleguemos a Él.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en su carta a los efesios, nos habla de la gracia que Dios nos ha dado. Por nuestro bautismo somos coherederos y copartícipes de la promesa de Dios. Nosotros sentimos alegría ya que en Cristo somos un pueblo de Reyes, pueblo sacerdotal, una asamblea santa.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Hermanos, sigamos la estrella que nos conduce a Belén y vayamos al encuentro del Señor, sabiendo que Él es el Dios-con-nosotros, el Dios nuestro. Digamos con fe: Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que la vida de la Iglesia ilumine el camino de los hombres y les manifieste el amor que Dios tiene a sus criaturas. Roguemos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que seamos agradecidos al Señor por el don de la fe, la vivamos con audacia y la comuniquemos con alegría. Roguemos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Por nuestro Capellán y sacerdotes, para que puedan llevar adelante el Plan Pastoral de nuestra Capellania con la ayuda y apoyo de toda la comunidad. Roguemos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que los niños de nuestras familias acojan a Jesús, como el mejor regalo del Padre y sean solidarios con los niños que sufren la pobreza.. Roguemos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Para que Dios destierre de la Iglesia todo afán de poder, de dominio y de privilegio. Roguemos al Señor.
Manifiéstate en nuestros corazones, Señor.

Celebrante:
Señor, escucha nuestras súplicas filiales, manifiéstanos tu verdad, háblanos al corazón, y haz que nuestra vida sea un anuncio gozoso de tu salvación universal. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Moniciones -Solemnidad Santa María Madre de Dios – Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

!Feliz Año Nuevo! Hermanos en Cristo y María.
Hoy la Iglesia nos presenta a la Madre de Dios en esta fiesta que desde el siglo quinto, fue la primera fiesta mariana de la Iglesia. Por su SI a la voluntad de Dios, María dio a luz a la fuente de la gracia, a la salvación del mundo. Por eso ella es Madre de Dios y Madre de la Iglesia. Ella es símbolo de la comunidad cristiana, en donde los creyentes, encontramos a Cristo..

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
La presencia de Dios en el Antiguo Testamento, fue asociada a su Nombre invocada en bendición. Estamos bendecidos con la presencia de este Dios en nosotros. Aarón nos presenta esta bendición en esta lectura.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Dios Padre envió a su Hijo para que podamos ser sus hijos. Cristo nació de María para liberarnos y salvarnos. En esta corta lectura Pablo nos habla sobre María.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Al celebrar hoy a Santa María, Madre de Dios, oremos por nosotros y por todos los hombres y mujeres que buscan a Dios y digamos juntos:
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros”

Por el Papa Francisco, por nuestro obispo y sacerdotes y por todos los pastores de la Iglesia: para que sean incansables mensajeros de la verdad y testigos de la paz, al servicio del pueblo de Dios.…Roguemos al Señor.
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros

Para que el Señor bendiga a su Iglesia, la proteja, y haga que sea, como María, Madre de los creyentes… Roguemos al Señor.
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros

Para que María, modelo de mujer y de madre, ayude a todas las mujeres a vivir con dignidad…Roguemos al Señor.
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros

Por las víctimas de la violencia, por los perseguidos, los marginados, los oprimidos: para que se les reconozcan sus derechos de hombres libres y se respete en ellos la imagen del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros…. Roguemos al Señor.
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros

Por todos nosotros: Para que Dios nuestro Señor nos dé un año feliz, alegrándonos con los bienes de la tierra y enriqueciéndonos con los del cielo…Roguemos al Señor.
Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros

Celebrante:
Mira a tu Madre, Señor, y escucha nuestras oraciones, y ya que es también nuestra Madre, haz que vivamos siempre bajo su protección para que Ella guíe nuestros pasos hacia Ti. Que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén

 

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA – CICLO “B” 2018

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Felicidades a todos en este día de la Sagrada Familia!
Durante este tiempo precioso de Navidad, la Iglesia nos invita a fijarnos en la familia, primera escuela del amor y unidad. Las lecturas nos describen como debe ser una familia cristiana. El Evangelio nos recuerda que aún esta familia tuvo sus momentos de sufrimiento y dolor. Pero unidos pudieron soportar las pruebas.

Por favor pongamos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura tomada del libro del Eclesiástico nos presenta un comentario sobre el cuarto mandamiento de Dios. Se nos habla sobre como los hijos deben ser con sus padres. El honrar es parte del deber de hijos

MONICION SEGUNDA LECTURA
En la segunda lectura, San Pablo nos exhorta a mostrar la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el amor y la paz de Cristo. El nos dio ejemplo y también la gracia necesaria para poder practicar estas virtudes en nuestras familias

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Sabiendo que somos hijos de Dios oremos con confianza, diciendo:
Padre Óyenos.

Por la Iglesia: para que el Señor la conserve en la paz, la unidad y el amor. Roguemos al Señor.
Padre Óyenos.

Por los cristianos: para que, viviendo el mandamiento del amor, manifestemos al mundo cómo nos ama Dios. Roguemos al Señor.
Padre Óyenos.

Por los que se preparan para el matrimonio: que el amor desinteresado y gratuito selle el vínculo que van a contraer. Roguemos al Señor.
Padre Óyenos.

Por las familias que están divididas, por los esposos que viven en infidelidad, y por los hijos que sufren las consecuencias del desamor: que la intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret les alcance la unidad y el perdón. Roguemos al Señor.
Padre Óyenos.

Por los esposos que celebran este año sus bodas de plata, de oro o un aniversario más, para que nuestro Señor fortalezca su amor y bendiga a toda su familia. Roguemos al Señor.
Padre Óyenos.

Celebrante:
Padre, oye nuestras oraciones, ayúdanos a crecer en gracia y en sabiduría, y haz que vivamos en el amor a Ti y a nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Moniciones – Solemnidad de la Natividad del Señor – Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]
En esta noche estamos reunidos en el Señor. Si miramos hacia fuera podemos ver las tinieblas que simbolizan la vida sin Cristo. Nuestro templo está brillante y festivo; nos dice que Cristo es la LUZ y está entre nosotros. Imploremos la misericordia de Dios para que esta noche de fiesta traiga la paz y a la alegría a nuestro pueblo.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

El pasaje de Isaías, en su mensaje de hoy, nos habla sobre los tiempos de tinieblas, de miedo, de opresión. Sin embargo, hubo un gran cambio con el nacimiento de un niño que como LUZ en medio de la oscuridad, nos iluminará a todos. Esta luz es Cristo, Dios con nosotros, nuestro Redentor.  Escuchemos con atención

MONICION SEGUNDA LECTURA

Cristo se encarna en el mundo para constituirse mediador entre Dios, su Padre y los seres humanos. El Apóstol Pablo, en la cara a Tito, nos invita a cooperar con las gracias del Señor, hasta su retorno.  Escuchemos con atención

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Presentemos hermanos, en esta noche luminosa, nuestras esperanzas y anhelos a Jesucristo, Palabra cumplida del Padre, el Dios con nosotros, y con espíritu de adoración, supliquémosle con confianza, diciendo:
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que la celebración del Misterio del Amor infinito de Dios, hecho cercanía en su Hijo que ha nacido, haga renacer a la Iglesia y a cada uno de sus Pastores al Evangelio vivido, proclamado y compartido con todos los hombres de buena voluntad. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que en esta noche de paz y de luz, Cristo transforme nuestras tinieblas en bondad, nuestros odios en perdón, y nuestras desesperanzas en posesión del único tesoro. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que Cristo hecho niño enseñe al mundo el poder de la paz, la fuerza de quienes aún creen en el hermano; y la alegría de sabernos amados y acogidos por Dios que viene hasta nosotros. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que aprendamos de la Virgen Madre a recibir a Jesús, para que sepamos entregarlo sin egoísmos, y para que lo hagamos nacer en otras vidas. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que el Señor cure las heridas del cuerpo y del alma a quienes sufren y recordamos en esta Noche santa. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Para que, al acoger en nuestros corazones al que quiso asumir nuestra debilidad para transformarla en gracia, nos hagamos amor, alegría, comprensión y paz para cuantos nos rodean. Roguemos al Señor.
Te Rogamos Señor, Óyenos.

Celebrante:
Señor, que has querido que tu Hijo se encarnara en nuestra carne para recapitular todas las cosas y salvarnos; atiende por su intercesión cuanto te hemos suplicado, y no dejes de acompañarnos mientras caminamos hacia la plenitud de nuestra historia, donde todos seremos uno en el amor.Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Moniciones – IV Domingo de Adviento – Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]
Buenas noches (días, tardes) hermanos en Cristo. Entramos ya al último domingo de Adviento. La esperanza, por tanto, se realiza en el “SI” de la Virgen en la Anunciación. Celebremos con alegría el misterio de Dios que se nos revelará en la Liturgia de la Palabra y en la acción eucarística de hoy.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura tomada del segundo libro de Samuel, nos relata como el Rey David expresa su deseo de construir una casa para Dios. Dios, sin embargo, rechaza la oferta. Promete a David una descendencia real y duradera, de la cual vendrá el Salvador. Los descendientes de David serán la casa en que Dios viva y El mismo la edificará. Escuchemos con ataención

MONICION SEGUNDA LECTURA

La segunda lectura que escucharemos a continuación nos presenta la Revelación del misterio de Jesucristo, manifestado en las Escrituras. Este misterio es el plan divino de salvación universal, manifestado ahora en la Encarnación del Hijo de Dios. Jesús es la sabiduría de Dios revelada y en Él damos gloria a Dios.  Escuchemos con atención

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Por intercesión de María, la Madre de Dios y nuestra Madre, oremos al Padre para que escuche la oración de su pueblo que busca la liberación y que espera al Mesías. Digámosle unidos a toda la Iglesia:
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que en este tiempo ya cercano a la Navidad, el Espíritu Santo cubra con su sombra a la Iglesia, y haga que su vida comprometida descubra en el mundo la gloria del que viene en nombre del Señor. Roguemos al Señor
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que a todos los pueblos de la tierra, en este tiempo de espera del Mesías, se les manifieste su presencia salvadora y su oferta incondicional de liberación. Roguemos al Señor.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que el Señor que viene, libere a los oprimidos, conceda pan a los hambrientos y cuide de los enfermos, huérfanos y abandonados. Roguemos al Señor.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que la venida de Jesús a nuestra tierra, alcance la libertad a los que viven esclavos del pecado, y el consuelo a los que están tristes. Roguemos al Señor.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Para que Jesús renazca en nuestros corazones, y, como María, sepamos darlo a nuestros hermanos. Roguemos al Señor.
Mira a la Madre de tu Hijo y escúchanos.

Celebrante:
Oh Dios, que sales a salvar a tu pueblo y no dejas de bendecirlo con tu mano providente; escucha nuestras oraciones y prepara nuestro corazón, para que, siguiendo el ejemplo de María, acojamos a tu Hijo que viene a nuestra tierra. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.