MONICIONES XXXI DOMINGO ORDINARIO CICLO A – 2017

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

En Jesús de Nazaret se dio una extraordinaria coherencia y consonancia entre palabras y obras. Si él nos dio ejemplo, debemos empezar cuestionando la autenticidad de nuestra fe y de nuestras obras.

Por favor pongámonos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA 
El profeta Malaquías, en el siglo V antes de Cristo, lanza un duro ataque a los sacerdotes de su época, por lo mal que realizan el culto y el mal ejemplo que dan en su vida. No buscan la gloria de Dios, sino la suya propia.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo refleja en este pasaje de su carta a los Tesalonicenses, la entrañable relación que tuvo con la comunidad de Tesalónica. Una relación de pastor diligente, fraternal y maternal. Un cariño especial y correspondido.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Sólo Dios es nuestro Padre, y sólo Él puede darnos cuanto le pedimos con fe. Por eso, digamos juntos:
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Por la Iglesia y sus líderes para que obedezcan a Dios y sirvan con amor a su pueblo. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Por nuestros lideres politicos en Australia, para que nuestro Señor les conceda sabiduria para comprender la importancia del matrimonio y que su labor es la de proteger el plan de Dios para el matrimonio y la vida familiar. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Pidamos por el Papa, Obispos y Sacerdotes, para que, al ejemplo de Pablo, ejerzan siempre su ministerio con entrega y humildad.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Para que Jesús, que con su resurrección dio vida al mundo entero, conceda a todos los difuntos gozar de la luz y de la vida verdadera Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos

Para que nuestra entrega a Jesucristo y a su Evangelio sea incondicional. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Para que nuestros familiares y amigos difuntos, disfrutando ya del Reino de la vida, intercedan por los que aún peregrinamos entre las luces y sombras de la fe. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Celebrante: Escucha, Señor, la oración de tus hijos, enséñanos a vivir con humildad, y guarda nuestras vidas en tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s