MONICIONES III DOMINGO DE ADVIENTO

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Hermanos en Cristo, la alegría penetra la liturgia de este tercer domingo de Adviento. Nos acercamos a la Navidad y esta cercanía nos lleva a meditar más profundamente en la venida final de Cristo. Nosotros también, al igual que Juan Bautista, hemos sido llamados a predicar el camino del Señor; a preparar nuestros corazones para su llegada en esta liturgia y todas las veces que diariamente viene a nuestra vida.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y  Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
El profeta Isaías, lleno del poder del Espíritu Santo, es enviado a predicar la Buena Nueva a los pobres. Las opresiones terminan, el consuelo inunda los corazones angustiados, comienza una etapa de perdón, de salvación y alegría en el Señor..Escuchemos con atención.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Escribiendo a sus colaboradores en Tesalónica y también a nosotros, el Apóstol Pablo nos anima a la alegría, a la oración y a la acción de gracias. Nos exhorta también a ser irreprochables en todo momento hasta la última venida del Señor..Escuchemos con atención.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Demos gracias a Dios que nos augura un porvenir de esperanza y prosperidad, y recojamos la voz de todos los que en su angustia, dolor o necesidad le reclaman y digámosle. Escucha, Señor, nuestra oración

Por la Iglesia para que el Señor con su visita le conceda la unidad y libertad y la gobierne con su asistencia. Roguemos al Señor…
Escucha, Señor, nuestra oración.

Por nuestras familias para que crezcan en paciencia, comprensión, diálogo y amor.  Roguemos al Señor…
Escucha, Señor, nuestra oración

Por los difuntos, especialmente los de nuestra familias para que Dios los reciba en su reino de Luz y de Paz. Roguemos al Señor…
Escucha, Señor, nuestra oración

Por todos nosotros los que participamos de esta Eucaristía, para que nuestra vida sea un gran testimonio de la presencia de Cristo entre nosotros. Roguemos al Señor…
Escucha, Señor, nuestra oración.

Para que todos los hombres reconozcamos, en Jesús, al Mesías que nos trae la paz, y allanemos sus caminos en los corazones más  endurecidos, con nuestra oración constante y con nuestra entrega generosa.. Roguemos al Señor…
Escucha, Señor, nuestra oración.
 

Celebrante:
Gracias, Padre, porque nos escuchas y porque nos das tú Espíritu para aguardar con paciencia la venida de nuestro Salvador; danos tu fuerza para mantenernos firmes en la verdad, y abre nuestros ojos para reconocerte presente en nuestras vidas. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Anuncios

MONICIONES II DOMINGO DE ADVIENTO CICLO “B”

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Hoy Celebramos el segundo domingo de Adviento. Las lecturas que hoy escucharemos nos ayudan a descubrir los obstáculos con que vamos tropezando en nuestro diario caminar hacia el Padre y, a la vez, nos ofrecen la esperanza de convertir a El nuestros corazones y encontrar así el camino hacia la justicia y la paz.

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y  Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
El profeta Isaías nos presenta a un pueblo, Israel, que reconoce sus pecados y asume su culpa por haber fallado a la promesa que hizo con Dios. Escuchemos con atención.

MONICION SEGUNDA LECTURA
En esta lectura Dios viene a su pueblo para consolarlo y alegrarlo. Con la gracia de Dios las dificultades de la vida se resuelven. No hay que tener miedo, porque Cristo viene a salvarnos e medio de la inmensidad del desierto y de las dificultades. Confiemos en su promesa. Escuchemos con atención.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Pidamos al Dios Paciente y Misericordioso, todo lo que necesitamos y digamos con fe: ¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Por el Papa, los obispos, los sacerdotes y diáconos para que a ejemplo de Juan Bautista nos ayuden a preparar el camino de salvación. Roguemos al Señor…
Señor, dependemos de tu misericordia

Por todos los paises del mundo, en particular nuestro pais de: para que abandonando la vida de pecado preparemos el nacimiento de Cristo en nuestro corazón. Roguemos al Señor…
Señor, dependemos de tu misericordia

Para que el diálogo en Familia una a todos sus miembros y así haya paz y alegría en estas Navidades que se avecinan. Roguemos al Señor…
Señor, dependemos de tu misericordia.

Para que el Señor cure los dolores de los enfermos, dé paz y alegría a cuantos carecen de ellas y libre a nuestro pueblo de todos los males. Roguemos al Señor.
Señor, dependemos de tu misericordia.

Por todos nosotros para que nos ayudemos mutuamente a preparar el camino para la venida del Mesías. Roguemos al Señor..
Señor, dependemos de tu misericordia.

Para que nuestra comunidad y nuestra Capellanía sea un fiel reflejo del amor que Cristo vino a traer a la tierra. Roguemos al Señor..
Señor, dependemos de tu misericordia.

Celebrante:
Escucha, Dios todopoderoso y eterno, nuestras oraciones para que –renovados por el Espíritu Santo- hagamos presente en toda relación humana aquella justicia y aquella paz que la Encarnación de tu Hijo hizo florecer en nuestra tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

MONICIONES I DOMINGO DE ADVIENTO – CICLO “B”

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Hoy nos toca celebrar dos eventos importantes: el inicio del nuevo año litúrgico y el comienzo de la preparación para la llegada del Señor. Como cristianos, tenemos la oportunidad de fijarnos unos objetivos encaminados a la conversión y la salvación, utilizando la fe, el amor y la oración, para ganar la vida eterna..

Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y  Abramos nuestros corazones a esta Sabiduría mientras cantamos para recibir a los servidores de esta Eucaristía y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA 
El profeta Isaías nos presenta a un pueblo, Israel, que reconoce sus pecados y asume su culpa por haber fallado a la promesa que hizo con Dios. Escuchemos con atención.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo nos saluda hoy de una manera muy particular. Desea que la paz y la gracia del Padre y el Hijo estén con nosotros. Esto sería suficiente para gozar de un hermoso día, pero el apóstol, llega más lejos y nos exhorta a dar testimonio de Cristo para mantenernos firme en la espera de su llegada. Escuchemos con atención.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
El Señor, el Hijo de Dios, viene a instaurar la justicia y a revelar el misterio infinito del amor del Padre. Por eso, abiertos a su mensaje y llenos de esperanza pidámosle que nos visite con su salvación y libere a su pueblo de sus esclavitudes, angustias y sufrimientos. Digamos con confianza: Esperamos tu venida, ven, Señor

Por la Iglesia, el Papa, los obispos, sacerdotes, diáconos y laicos comprometidos, para que guíen a su pueblo al encuentro con el Señor. Roguemos al Señor.
“Esperamos tu venida, ven, Señor”

Por los gobernantes de todas las naciones, para que reconozcan la necesidad de buscar en Cristo la razón de ser de sus gobiernos en la lucha por la paz verdadera. Roguemos al Señor.
“Esperamos tu venida, ven, Señor”

Por los pobres, marginados, enfermos y desamparados que no tienen pan, techo ni con que abrigarse, para que compartamos con ellos lo que tenemos, no lo que nos sobra. Roguemos al Señor.
“Esperamos tu venida, ven, Señor”

Por todos nosotros, para que la presencia de Cristo en esta celebración nos mueva a estar vigilante y en oración esperando su llegada. Roguemos al Señor.
“Esperamos tu venida, ven, Señor”

Por nuestros jóvenes, para que de entre ellos surjan las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal que necesitan la Iglesia y el mundo de hoy.. Roguemos al Señor.
“Esperamos tu venida, ven, Señor”

Celebrante:
Bendice Señor cuanto por medio de tu Hijo amado hemos confiado a tu misericordia y concédenos mientras aguardamos su venida, la conversión de nuestro corazón a Ti.
Amén

MONICIONES SOLEMNIDAD VIRGEN DE GUADALUPE

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): Tengan todos [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Hoy celebramos, con especial alegría, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, a quien Pio X la proclamó como “Patrona de toda la América Latina”, Pio XI de todas las “Américas”, Pio XII la llamó “Emperatriz de las Américas” y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”. Esta fiesta es una de las más estimadas y celebradas por nuestros pueblos del continente americano. Esta fiesta está situada a muy pocos días de otra gran celebración mariana: la de la Inmaculada Concepción; se sitúa en un tiempo “fuerte” del calendario litúrgico: el Adviento. El Adviento es el tiempo mariano por excelencia, ya que María es para nosotros un modelo en espera de la llegada del Mesías.

Pidiendo la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, jubilosos nos ponemos de pie y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro (s) sacerdote (s) celebrante (s), Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La lectura que escucharemos del libro del Eclesiástico, es un himno a la sabiduría. A nuestra Madre, la Virgen María, la alabamos en las letanías como el “Trono de la sabiduría”.. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
En la lectura que se proclamará a continuación, Pablo, escribiéndoles a los cristianos de Galatas, hace una condensación del tema de la Encarnación. Se expresa la condición fraterna del Redentor “nacido de una mujer, nacido bajo la ley”. Escuchemos atentos, hermanos, la exhortación de san Pablo.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Pongamos, hermanos, nuestros ojos en Jesús que, para salvar al mundo, quiso nacer de santa María Virgen, y oremos por nuestra nación, por los pueblos del mundo y por el bien de todos los hombres: Digamos Juntos: “Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración”.

Para que el Señor, que quiso que la santidad de la Iglesia se prefigurara y culminara en la perfección de María, conceda a los cristianos del mundo y a sus pastores ser vivo reflejo de aquella santidad que resplandece en la santa Madre de Dios. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Para que nuestros pueblos, que hoy venera con solemnidad a María Virgen bajo la advocación de Guadalupe, alcance una paz verdadera y estable y vea alejada de sus ciudadanos las injusticias y los egoísmos mutuos, roguemos al Señor.. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Para que el ejemplo de la fortaleza de María, que sufrió crueles dolores al pie de la cruz, sea consuelo para los que sufren y esperanza para quienes se sienten decaídos. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Para que la Virgen de Guadalupe nos enseñe a ayudar a cualquier persona que sufra cualquier tipo de esclavitud… Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Por todos nosotros que hoy celebramos la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, demos a nuestros hermanos. Amigos y familiares  un claro testimonio de fe cristiana y una colaboración eficaz a la prosperidad de nuestras familias. Roguemos al Señor.
Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra oración.

Celebrante: Dios nuestro, que has querido que santa María de Guadalupe fuera ayuda y patrona y emperatriz de las américas, escucha nuestras plegarias y haz que, confiando en su ayuda poderosa, obtengamos los bienes que te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amen

Lecturas – Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo – Ciclo A (2017)

Primera Lectura
Lectura del libro del profeta Ezequiel (34, 11-12. 15-17)

Esto dice el Señor Dios:
“Yo mismo iré a buscar a mis ovejas y velaré por ellas. Así como un pastor vela por su rebaño cuando las ovejas se encuentran dispersas, así velaré yo por mis ovejas e iré por ellas a todos los lugares por donde se dispersaron un día de niebla y oscuridad.
Yo mismo apacentaré a mis ovejas, yo mismo las haré reposar, dice el Señor Dios. Buscaré a la oveja perdida y haré volver a la descarriada; curaré a la herida, robusteceré a la débil, y a la que está gorda y fuerte, la cuidaré. Yo las apacentaré con justicia.
En cuanto a ti, rebaño mío, he aquí que yo voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos”.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial Salmo 22

El Señor es mi pastor, nada me faltará.

El Señor es mi pastor, nada me falta;
en verdes praderas me hace reposar
y hacia fuentes tranquilas me conduce
para reparar mis fuerzas.


El Señor es mi pastor, nada me faltará..

Tú mismo me preparas la mesa,
a despecho de mis adversarios;
me unges la cabeza con perfume
y llenas mi copa hasta los bordes.


El Señor es mi pastor, nada me faltará..

Tu bondad y tu misericordia me acompañarán
todos los días de mi vida;
y viviré en la casa del Señor
por años sin término.


El Señor es mi pastor, nada me faltará..

Segunda Lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios (15, 20-26. 28)

Hermanos: Cristo resucitó, y resucitó como la primicia de todos los muertos. Porque si por un hombre vino la muerte, también por un hombre vendrá la resurrección de los muertos.
En efecto, así como en Adán todos mueren, así en Cristo todos volverán a la vida; pero cada uno en su orden:
primero Cristo, como primicia; después, a la hora de su advenimiento, los que son de Cristo.
Enseguida será la consumación, cuando, después de haber aniquilado todos los poderes del mal, Cristo entregue el Reino a su Padre. Porque él tiene que reinar hasta que el Padre ponga bajo sus pies a todos sus enemigos. El último de los enemigos en ser aniquilado, será la muerte. Al final, cuando todo se le haya sometido, Cristo mismo se someterá al Padre, y así Dios será todo en todas las cosas.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino que llega, el reino de nuestro padre David!.
Aleluya

Evangelio †
† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (25, 31-46)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme’. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?’ Y el rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron’.
Entonces dirá también a los de la izquierda: ‘Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron’.
Entonces ellos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?’ Y él les replicará: ‘Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna’ ”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Lecturas – Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona principal de América Latina

Primera Lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (Sirácide) (24, 23-31)
Yo soy como una vid de fragantes hojas y mis flores son producto de gloria y de riqueza. Yo soy la madre del amor, del temor, del conocimiento y de la santa esperanza. En mí está toda la gracia del camino y de la verdad, toda esperanza de vida y de virtud.
Vengan a mí, ustedes, los que me aman y aliméntense de mis frutos. Porque mis palabras son más dulces que la miel y mi heredad, mejor que los panales.
Los que me coman seguirán teniendo hambre de mí, los que me beban seguirán teniendo sed de mí; los que me escuchan no tendrán de qué avergonzarse y los que se dejan guiar por mí no pecarán. Los que me honran tendrán una vida eterna.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial Salmo 66

Que te alaben, Señor, todos los pueblos.

Ten piedad de nosotros y bendícenos;
vuelve, Señor, tus ojos a nosotros.
Que conozca la tierra tu bondad
y los pueblos tu obra salvadora.


Que te alaben, Señor, todos los pueblos.

Las naciones con júbilo te canten,
porque juzgas al mundo con justicia;
con equidad tú juzgas a los pueblos
y riges en la tierra a las naciones.


Que te alaben, Señor, todos los pueblos.

Que te alaben, Señor, todos los pueblos,
que los pueblos te aclamen todos juntos.
Que nos bendiga Dios
y que le rinda honor el mundo entero.


Que te alaben, Señor, todos los pueblos.

Segunda Lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los gálatas (4, 4-7)
Hermanos: Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estábamos bajo la ley, a fin de hacernos hijos suyos.
Puesto que ya son ustedes hijos, Dios envió a sus corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: “¡Abbá!”, es decir, ¡Padre! Así que ya no eres siervo, sino hijo; y siendo hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador.
Aleluya.

Evangelio †

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (1, 39-48)

Gloria a ti, Señor.
En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”.
Entonces dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Moniciones Solemnidad Jesucristo Rey del Universo

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos a nuestra celebración Eucarística. Hoy celebramos la fiesta de Nuestro Señor Jesús, Rey del Universo la cual expresa que Jesús está en el principio y en la plenitud de nuestra fe. Su reinado es un reinado participativo, al que invita a todos los creyentes.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre… [ ]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura el profeta Ezequiel nos presenta a Dios como un pastor bondadoso, una imagen que Jesús recogerá para presentársenos a sí mismo como un Pastor bueno, que apacienta a sus ovejas

MONICION SEGUNDA LECTURA
En la festividad de Cristo Rey, el texto que escucharemos de San Pablo reviste una dimensión escatológica esperanzadora. La resurrección de Cristo y la nuestra son dos realidades inseparables.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Jesucristo es el Rey del mundo y de los hombres; pidámosle que su reinado en nuestras vidas nos haga servidores del bien y la justicia en el nuevo milenio cristiano. Supliquémosle diciendo: Reina en nuestra historia, Señor

Por el Papa, los obispos, sacerdotes y diáconos, religiosos y religiosas, para que cuiden el rebaño a ellos encomendado y busquen a los descarriados. Roguemos al Señor.
Reina en nuestra historia, Señor

Por nuestra comunidad, nuestra parroquia y nuestra arquidiócesis, para que Jesucristo sea modelo y ejemplo de nuestra actuación. Roguemos al Señor.
Reina en nuestra historia, Señor

Por los pobres y necesitados, para que sepamos descubrir a Cristo Jesús en el rostro de la persona maltratada y necesitada. Roguemos al Señor.
Reina en nuestra historia, Señor

Por cada uno de nosotros, para que reconozcamos a Jesucristo como Rey de nuestras vidas y nuestros corazones. Roguemos al Señor.
Reina en nuestra historia, Señor

Por nuestros jóvenes, para que dé entre ellos surjan las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal que necesitan la Iglesia y el mundo de hoy. Roguemos al Señor.
Reina en nuestra historia, Señor

Celebrante: Reina en los corazones, restaura en ellos tu imagen, y devuélvenos la alegría de vivir en gracia trabajando por ser todos un solo rebaño guiado por Jesucristo, como único Pastor. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

MONICIONES XXXIII DOMINGO ORDINARIO CICLO “A” 2017

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos a nuestra celebración del Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario. La Palabra de este domingo nos urge a la vigilancia productiva y al trabajo, mientras esperamos al Señor.

Por favor pongámonos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En esta primera lectura, del libro de los proverbios, escucharemos el elogio de un sabio del Antiguo Testamento a una buena esposa. Elogio basado en la capacidad de trabajo y en la fe confiada en el Señor.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo sigue aclarando las dudas a la comunidad de Tesalónica sobre el fin de los tiempos. Específicamente las que le plantean la fecha precisa sobre el retorno del Señor. Imposible saber el día ni la hora, se debe estar preparado, porque puede llegar en cualquier momento, como ladrón en la noche.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Oremos, hermanos, al Señor que no se deja ganar en generosidad, diciendo juntos:
“Señor, mantennos vigilantes”

Por el Papa, los obispos, sacerdotes y diáconos, para que con su palabra y ejemplo sean estímulo de fe y esperanza para el pueblo cristiano. Roguemos al Señor.
“Señor, mantennos vigilantes”

Por los discípulos de Cristo: para que, viviendo nuestra fe activamente, el Señor nos encuentre preparados cuando venga. Roguemos al Señor.
“Señor, mantennos vigilantes”

Por los que viven en las tinieblas de la ignorancia, la duda o la falta de valores: para que Cristo se les manifieste. Roguemos al Señor.
“Señor, mantennos vigilantes”

Por los que sufren a causa de la soledad, la enfermedad, el hambre o la pobreza, para que no les falte la ayuda de los que pueden hacer más llevadera su situación. Roguemos al Señor.
“Señor, mantennos vigilantes”

Por los que estamos aquí reunidos, para que cuando termine nuestro peregrinar en este mundo, el Padre de la misericordia nos reciba con nuestros hermanos difuntos en el banquete de su reino. Roguemos al Señor.
“Señor, mantennos vigilantes”

Celebrante: Que tu sabiduría, Señor, nos haga gustar los bienes de tu Reino y que permanezcamos vigilantes mientras esperamos la llegada definitiva de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén

MONICIONES XXXII DOMINGO ORDINARIO CICLO “A” – 2017

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Queridos hermanos, los últimos domingos del año litúrgico nos invitan a reflexionar sobre los acontecimientos finales de la vida humana y de la historia. Se nos hace una invitación esperanzada a vivir el día a día con la mirada puesta en ese encuentro definitivo con el Señor, que nos ha de encontrar siempre preparados

Por favor pongámonos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura de hoy nos hace una  exhortación a la búsqueda de la sabiduría, resaltando la facilidad con que puede accederse a ella.

MONICION SEGUNDA LECTURA
Pablo presenta a los cristianos de Tesalónica una catequesis sobre la suerte de los difuntos y los acontecimientos del fin del mundo.  

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Oremos, hermanos, al Señor y pidámosle que manifieste su poder en cuanto con fe le pedimos, en nombre de toda la Iglesia. Digámosle juntos: “Escucha, Señor, nuestra oración”

Por la Iglesia de Roma cuyo pastor es el Papa, sucesor de Pedro: para que presida desde el primado de la caridad a todas las comunidades cristianas del mundo. Roguemos al Señor.
“Escúchanos Señor, nuestra oración”

Por los que gobiernan las naciones, pedimos tu presencia en tus corazones para que dirijan con sabiduría y rectitud a los pueblos. Roguemos al Señor.
“Escúchanos Señor, nuestra oración”

Por los marginados, desposeídos y perseguidos, te pedimos que mores en sus corazones y les des fortaleza para resistir las adversidades.
“Escúchanos Señor, nuestra oración”

Por la paz entre los pueblos, en los hogares y en las relaciones interpersonales: para que los hombres aprendamos a amarnos mutuamente y a adelantar ya aquí la Jerusalén celestial. Roguemos al Señor.
“Escúchanos Señor, nuestra oración”

Padre aviva el fuego del amor en nuestros corazones para que vivamos atentos a las necesidades de nuestros hermanos.. Roguemos al Señor.
“Escúchanos Señor, nuestra oración”

Celebrante: Señor y Dios nuestro, que nos das a beber de la sabiduría de tu amor y nos invitas al banquete de bodas de tu Hijo; escucha las oraciones de tus fieles y permítenos asociarnos a la asamblea de los santos para cantar tus alabanzas. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

 

MONICIONES XXXI DOMINGO ORDINARIO CICLO A – 2017

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

En Jesús de Nazaret se dio una extraordinaria coherencia y consonancia entre palabras y obras. Si él nos dio ejemplo, debemos empezar cuestionando la autenticidad de nuestra fe y de nuestras obras.

Por favor pongámonos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA 
El profeta Malaquías, en el siglo V antes de Cristo, lanza un duro ataque a los sacerdotes de su época, por lo mal que realizan el culto y el mal ejemplo que dan en su vida. No buscan la gloria de Dios, sino la suya propia.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo refleja en este pasaje de su carta a los Tesalonicenses, la entrañable relación que tuvo con la comunidad de Tesalónica. Una relación de pastor diligente, fraternal y maternal. Un cariño especial y correspondido.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Sólo Dios es nuestro Padre, y sólo Él puede darnos cuanto le pedimos con fe. Por eso, digamos juntos:
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Por la Iglesia y sus líderes para que obedezcan a Dios y sirvan con amor a su pueblo. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Por nuestros lideres politicos en Australia, para que nuestro Señor les conceda sabiduria para comprender la importancia del matrimonio y que su labor es la de proteger el plan de Dios para el matrimonio y la vida familiar. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Pidamos por el Papa, Obispos y Sacerdotes, para que, al ejemplo de Pablo, ejerzan siempre su ministerio con entrega y humildad.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Para que Jesús, que con su resurrección dio vida al mundo entero, conceda a todos los difuntos gozar de la luz y de la vida verdadera Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos

Para que nuestra entrega a Jesucristo y a su Evangelio sea incondicional. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Para que nuestros familiares y amigos difuntos, disfrutando ya del Reino de la vida, intercedan por los que aún peregrinamos entre las luces y sombras de la fe. Roguemos al Señor.
“Te Rogamos Señor Óyenos”

Celebrante: Escucha, Señor, la oración de tus hijos, enséñanos a vivir con humildad, y guarda nuestras vidas en tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén