MONICIONES XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO – A 2017

MONICIONES DE ENTRADA
Queridos hermanos, muy buenas (tardes, noches, días)
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Nos encontramos en el décimo quinto domingo del tiempo ordinario. Las lecturas de hoy nos invitan a meditar sobre la eficacia de la Palabra de Dios en nuestra vida y; al mismo tiempo, nos brindan la ocasión de reflexionar sobre las parábolas del reino de Dios en labios de Jesús.

Expresemos nuestro gozo invocando el nombre del Señor y llenos de gozo en el Espíritu nos ponemos de pie para entonar con alegría el canto de entrada y recibir a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura el profeta Isaías nos dirá que la palabra de Dios es eficaz y como la lluvia que baja del cielo no vuelve a Él sin antes empapar y fecundar la tierra.

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en su carta a los romanos nos dice: “que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá”.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Con el deseo de trabajar por la transformación de nuestro mundo mientras aguardamos la hora de ser los hijos de Dios y la redención de nuestro cuerpo, oremos con confianza diciendo:
Bendice a tu pueblo, Señor.

Para que nuestros Pastores sean celosos en la predicación, pacientes en la espera y misericordiosos en la acogida. Oremos.
Bendice a tu pueblo, Señor.

Para que el Espíritu de Cristo resucitado vivifique el ministerio de los obispos y sacerdotes. Oremos al Señor.
Bendice a tu pueblo, Señor. 

Para que los enfermos y agonizantes experimenten el consuelo y la fuerza de Dios, que se manifiesta en su debilidad. Oremos.
Bendice a tu pueblo, Señor. 

Para que el Espíritu de Dios fecunde el trabajo de los misioneros, y para que ellos cuiden de su pueblo con espíritu evangélico. Oremos.
Bendice a tu pueblo, Señor.

Por los que este día hemos escuchado la Palabra de Dios, para que su eficacia transforme nuestras vidas y la hagamos producir frutos abundantes para engrandecer su Reino. Oremos.
Bendice a tu pueblo, Señor. 

Celebrante:
Mientras aguardamos la gloria que un día se nos manifestará, te pedimos, Padre, que acojas las oraciones que te dirige tu pueblo en nombre de Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s