Moniciones IV Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA 
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos todos a la Eucaristía de este IV Domingo del tiempo ordinario. Hoy la Palabra nos dirá, una vez más, que los humildes y los pobres son los preferidos del corazón de Dios. Él quiere realizar con nosotros un proyecto de vida y de salvación, donde aprendamos a compartir como hermanos todo lo que Él nos ha dado..

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
En la siguiente lectura Sofonías invita a los pobres del país a buscar a Yavé, porque Él es el refugio y el defensor de los débiles e indefensos.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
La comunidad cristiana de Corinto era gente sencilla y humilde. Pablo declara que precisamente este es el tipo de persona escogida por Dios para ser los primeros destinatarios y los protagonistas de su mensaje de salvación.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Hermanos, hagamos nuestros los anhelos y esperanzas de todos los hombres, y unidos a toda la Iglesia oremos diciendo con fe: Gracias, Padre, por llamarnos dichosos”

Por toda la Iglesia de Jesús para que asuma con valentía y decisión la opción preferencial por los pobres…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que los jefes de los pueblos renuncien a sus intereses personales y trabajen con entusiasmo y honradez por el bien común…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Por todos los pobres que se han convertido en discípulos de Jesús para que puedan vivir alegres en medio de sus luchas y dificultades… Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que el Señor se haga presente en medio de los pobres, de los cautivos, de los hambrientos, de todos los que buscan la felicidad y aún no la conocen…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que Jesús, hecho alimento para nuestras vidas, nos transforme interiormente y nos haga gustar el secreto de la verdadera felicidad….. Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Celebrante:
Señor y Dios nuestro, que por medio de tu Hijo nos mostraste el camino que conduce a la vida verdadera y no dejas de atraemos a tu bienaventuranza eterna: inclina tú oído a nuestras oraciones y no permitas que ninguno de los que acudimos a Ti quedemos defraudados. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s