Moniciones VI Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Recibid, nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía del domingo VI del Tiempo Ordinario.  Jesús de Nazaret nos completa hoy su excepcional Sermón de la Montaña mediante la contemplación y mejora de los postulados del Antiguo Testamento. Jesús no ha venido a cambiar la Ley sino a mejorarla.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
En su infinita sabiduría, Dios nos ha dado el don de la libertad para que lo amemos espontáneamente y con corazón sincero y generoso. El bien y el mal, la vida y la muerte se nos ofrecen como opción. Es responsabilidad de nosotros lo que escogemos.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
La segunda lectura San Pablo a nos informa de la revelación hecha por Jesús a sus apóstoles y que se fundamenta en nosotros y se mantiene por la acción del Espíritu Santo.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Dios nos invita, hoy una vez más, a ofrecerle un culto sincero. Por eso, antes de presentar nuestra ofrenda en su altar, oremos para que nos bendiga y nos ayude a vivir con autenticidad nuestra fe. Digamos: Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos”

Por el Papa; Concede Padre, tu fuerza y sabiduría para que siga guiando a tu Iglesia en estos momentos tan difíciles de su Historia…Roguemos al Señor.
Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos

Para que la Iglesia manifieste al mundo la plenitud de la ley viviendo el amor, la comprensión y la acogida a todos los hombres de cualquier raza o condición… Roguemos al Señor.
Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos

Para que el espíritu de sabiduría y prudencia guíe a nuestros gobernantes en la toma de decisiones a favor de un orden social más justo…Roguemos al Señor.
Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos

Por los necesitados, los pobres, los inmigrantes, los que viven el dolor de la enfermedad o la separación, para que el Señor los acoja y reconforte en su adversidad…Roguemos al Señor.
Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos

Por nosotros que nos disponemos a celebrar la eucaristía; para que vivamos sus exigencias de amor fraterno y que nuestra fe nos ayude a cumplir la voluntad del Señor y a permanecer en su camino…Roguemos al Señor.
Padre, Danos tu Espíritu y escúchanos

Celebrante:
Manifiéstanos, Señor, los misterios de tu sabiduría, escucha las oraciones de tu Iglesia, y haz que invadidos por tu Espíritu te busquemos de todo corazón.
Amén

Anuncios

Moniciones V Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos todos a la Eucaristía de este V Domingo del tiempo ordinario. Hoy, Jesús de Nazaret nos pide que llevemos su luz a todos aquellos que están lejos de la luz, y viven en las tinieblas. Nosotros debemos ser luz para todo aquel que está en la oscuridad.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
La primera lectura nos dice – ser luz del mundo es compartir con los hermanos, no oprimir, no perseguir. Siendo así, lo dice el profeta, Dios estará con nosotros. Es una gran promesa”.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
Como san Pablo, no podemos basar nuestra fe en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. No es importante la elocuencia que podamos tener, lo que vale es la Palabra de Jesucristo y transmitirla a todos.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Hermanos: el Señor nos invita a compartir nuestros bienes espirituales y materiales, a ser sal de la tierra y luz del mundo. Sabiendo que Él escucha al que le suplica con confianza, invoquémosle diciendo:
Danos tu luz y tu verdad”

Por el Papa Francisco, los obispos y sacerdotes, para que a pesar de todos los contratiempos se mantengan fieles al Evangelio propagando su luz a todos los hombres…Roguemos al Señor.
Danos tu luz y tu verdad

Para que la Iglesia sea luz que ilumine a todos los pueblos, para que nunca se desentienda de las preocupaciones de los hombres y les transmita la esperanza, la alegría y la paz… Roguemos al Señor.
Danos tu luz y tu verdad

Por las personas que se sienten en tinieblas, sin sentido, sin esperanza… para que encuentren la luz de Jesús en la vida y se acrecenté su fe…Roguemos al Señor.
Danos tu luz y tu verdad

Por las familias cristianas para que el Amor sea el fundamento de su existir y vivan como células de sal y luz en medio del mundo…. Roguemos al Señor.
Danos tu luz y tu verdad

Para que los misioneros y cuantos trabajan por la justicia sientan la fuerza de Jesús que les sostiene y envía a anunciar el Evangelio…Roguemos al Señor.
Danos tu luz y tu verdad

Celebrante:
Oh Dios que nos invitas a brillar en el mundo viviendo tu evangelio acoge nuestras oraciones, y haz que con nuestra vida te llevemos a los hermanos.  Por Jesucristo nuestro señor.
Amén

Lecturas – Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Primera Lectura
Lectura del libro del profeta Isaías (58, 7-10)

Esto dice el Señor: “Comparte tu pan con el hambriento, abre tu casa al pobre sin techo, viste al desnudo y no des la espalda a tu propio hermano.
Entonces surgirá tu luz como la aurora y cicatrizarán de prisa tus heridas; te abrirá camino la justicia y la gloria del Señor cerrará tu marcha.
Entonces clamarás al Señor y él te responderá; lo llamarás, y él te dirá: ‘Aquí estoy’.
Cuando renuncies a oprimir a los demás y destierres de ti el gesto amenazador y la palabra ofensiva; cuando compartas tu pan con el hambriento y sacies la necesidad del humillado, brillará tu luz en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía”.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial Salmo 111

El justo brilla como una luz en las tinieblas.

Quien es justo, clemente y compasivo,
como una luz en las tinieblas brilla.
Quienes, compadecidos, prestan y llevan su negocio honradamente
jamás se desviarán.


El justo brilla como una luz en las tinieblas.

El justo no vacilará;
vivirá su recuerdo para siempre.
No temerá malas noticias,
porque en el Señor vive confiadamente.


El justo brilla como una luz en las tinieblas.

Firme está y sin temor su corazón.
Al pobre da limosna,
obra siempre conforme a la justicia;
su frente se alzará llena de gloria.


El justo brilla como una luz en las tinieblas.

Segunda Lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los corintios (2, 1-5)

Hermanos: cuando llegué a la ciudad de ustedes para anunciarles el Evangelio, no busqué hacerlo mediante la elocuencia del lenguaje o la sabiduría humana, sino que resolví no hablarles sino de Jesucristo, más aún, de Jesucristo crucificado.
Me presenté ante ustedes débil y temblando de miedo. Cuando les hablé y les prediqué el Evangelio, no quise convencerlos con palabras de hombre sabio; al contrario, los convencí por medio del Espíritu y del poder de Dios, a fin de que la fe de ustedes dependiera del poder de Dios y no de la sabiduría de los hombres.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida.
Aleluya.

Evangelio †
† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (5, 13-16)

Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.
Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero, para que alumbre a todos los de la casa.
Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en los cielos”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Moniciones IV Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA 
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos todos a la Eucaristía de este IV Domingo del tiempo ordinario. Hoy la Palabra nos dirá, una vez más, que los humildes y los pobres son los preferidos del corazón de Dios. Él quiere realizar con nosotros un proyecto de vida y de salvación, donde aprendamos a compartir como hermanos todo lo que Él nos ha dado..

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
En la siguiente lectura Sofonías invita a los pobres del país a buscar a Yavé, porque Él es el refugio y el defensor de los débiles e indefensos.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
La comunidad cristiana de Corinto era gente sencilla y humilde. Pablo declara que precisamente este es el tipo de persona escogida por Dios para ser los primeros destinatarios y los protagonistas de su mensaje de salvación.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Hermanos, hagamos nuestros los anhelos y esperanzas de todos los hombres, y unidos a toda la Iglesia oremos diciendo con fe: Gracias, Padre, por llamarnos dichosos”

Por toda la Iglesia de Jesús para que asuma con valentía y decisión la opción preferencial por los pobres…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que los jefes de los pueblos renuncien a sus intereses personales y trabajen con entusiasmo y honradez por el bien común…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Por todos los pobres que se han convertido en discípulos de Jesús para que puedan vivir alegres en medio de sus luchas y dificultades… Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que el Señor se haga presente en medio de los pobres, de los cautivos, de los hambrientos, de todos los que buscan la felicidad y aún no la conocen…Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Para que Jesús, hecho alimento para nuestras vidas, nos transforme interiormente y nos haga gustar el secreto de la verdadera felicidad….. Roguemos al Señor.
Gracias, Padre, por llamarnos dichosos

Celebrante:
Señor y Dios nuestro, que por medio de tu Hijo nos mostraste el camino que conduce a la vida verdadera y no dejas de atraemos a tu bienaventuranza eterna: inclina tú oído a nuestras oraciones y no permitas que ninguno de los que acudimos a Ti quedemos defraudados. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Moniciones III Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONS DE ENTRADA 
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos todos a la Eucaristía de este III Domingo del tiempo ordinario. Estamos conscientes que somos llamados a ser una luz en medio de la oscuridad del mundo en que vivimos. Escucharemos la proclamación de Jesús como la gran luz que iluminó una tierra de paganos, tal como nos anuncia el profeta Isaías. Es la profecía sobre el Mesías.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
La profecía de Isaías que escucharemos como primera lectura anuncia un “día de Yavé” que traerá la liberación a los deportados. El Mesías, que iba a ser luz que ilumina el mundo.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
Escribiendo a la comunidad de Corinto, Pablo les invita a mantener la unidad en medio de la comunidad cristiana. La comunión de los hermanos sólo será posible si se pone a Jesús en el centro de la vida comunitaria.]

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Oremos a Jesús que haciéndose hombre ha disipado nuestras tinieblas y nos invita a la conversión porque su Reino está cerca. Digamos con fe: Padre, escucha nuestra suplica”

Por el Papa, y los demás líderes religiosos del cristianismo para que como pide Pablo a los Corintios se pongan de acuerdo y no andemos divididos…Roguemos al Señor.
Padre, escucha nuestra suplica 

Por la Iglesia: para que ilumine con la luz de la verdad las conciencias, los caminos torcidos y todo tipo de oscuridad y duda que pueda atormentar a los hombres… Roguemos al Señor.
Padre, escucha nuestra suplica 

Por las familias divididas: para que, a la luz de la palabra de Dios, con la ayuda y la comprensión de los hermanos, puedan descubrir el sentido cristiano de la vida y nunca duden de la misericordia del Padre.…Roguemos al Señor.
Padre, escucha nuestra suplica

Por las personas que se sienten en tinieblas, sin sentido, sin esperanza… para que encuentren la luz de Jesús en la vida y en la práctica del amor y de la justicia de los cristianos que les rodean….. Roguemos al Señor.
Padre, escucha nuestra suplica 

Por todos los que participamos de la Eucaristía: para que alabemos a Dios que nos ha librado de las sombras de muerte, y para que vivamos como hijos de la luz….Roguemos al Señor.
Padre, escucha nuestra suplica

Celebrante:
Señor, ya que has querido visitar nuestra tierra, derrama tu gracia sobre las intenciones que tu pueblo te ha presentado, y haz que un día gocemos de tu luz que no tiene ocaso. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén

Moniciones II Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Queridos hermanos. Bienvenidos todos a la Eucaristía de este II Domingo del tiempo ordinario. Las tres lecturas bíblicas se centran en el testimonio sobre Jesucristo. A la garantía de Dios a favor de su Siervo como luz de las naciones y portador de su salvación universal, y a la confesión de Pablo que se proclama apóstol de Jesucristo, se suma el espléndido testimonio de Juan el Bautista sobre Cristo Jesús como “cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
Escucharemos un interesante pasaje del libro del profeta Isaías donde el Siervo presenta las credenciales de su misión, al estilo de los grandes profetas, cuando narra su llamada vocacional. Dios le ha dirigido la palabra llamándolo “mi siervo”, un título que la Biblia reserva para los grandes personajes de la historia de la salvación.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
La primera carta a los corintios fue escrita por Pablo en Éfeso, en la Pascua del año 57. Esta era una comunidad un poco difícil, a la que el apóstol saluda llamándola “comunidad cristiana” y a sus miembros los define como a quienes Dios santificó en Cristo Jesús, que son pueblo “santo”..

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Demos gracias a Dios que nos da su paz y su salvación, y pidámosle que haga brillar su luz sobre el mundo y en cada corazón para que Él pueda encontrar su complacencia en cada criatura, obra de sus manos. Digamos con fe: Escúchanos Señor”

Para que el Espíritu Santo fortalezca la fe de los cristianos a fin de que podamos dar testimonio de la salvación que nos viene de Dios…Roguemos al Señor.
Escúchanos Señor

Para que los que gobiernan las naciones contribuyan al proyecto de Dios: proyecto de justicia, de libertad y de paz… Roguemos al Señor.
Escúchanos Señor

Por las familias divididas: para que, a la luz de la palabra de Dios, con la ayuda y la comprensión de los hermanos, puedan descubrir el sentido cristiano de la vida y nunca duden de la misericordia del Padre.…Roguemos al Señor.
Escúchanos Señor

Para que a los encarcelados, perseguidos o maltratados, se les manifieste el Señor y pongan en Él su esperanza….. Roguemos al Señor.
Escúchanos Señor

Por nosotros y por nuestra comunidad: para que la llamada del Señor resuene profundamente en nuestro espíritu y nos disponga a una conversión sincera…Roguemos al Señor.
Escúchanos Señor

Celebrante:
Gracias, Señor, por habernos llamado en tu Hijo Jesucristo; escucha nuestros ruegos y haz que tu gracia y tu paz sostengan nuestro vivir. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén