Lecturas – Segundo Domingo de Adviento – Ciclo A

Primera Lectura
Lectura del libro del profeta Isaías (11, 1-10)
En aquel día brotará un renuevo del tronco de Jesé, un vástago florecerá de su raíz. Sobre él se posará el espíritu del Señor, espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de piedad y temor de Dios.
No juzgará por apariencias, ni sentenciará de oídas; defenderá con justicia al desamparado y con equidad dará sentencia al pobre; herirá al violento con el látigo de su boca, con el soplo de sus labios matará al impío. Será la justicia su ceñidor, la fidelidad apretará su cintura.
Habitará el lobo con el cordero, la pantera se echará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos y un muchachito los apacentará. La vaca pastará con la osa y sus crías vivirán juntas. El león comerá paja con el buey. El niño jugará sobre el agujero de la víbora; la creatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente.
No hará daño ni estrago por todo mi monte santo, porque así como las aguas colman el mar, así está lleno el país de la ciencia del Señor. Aquel día la raíz de Jesé se alzará como bandera de los pueblos, la buscarán todas las naciones y será gloriosa su morada.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Salmo Responsorial Salmo 71
Ven, Señor, rey de justicia y de paz.
 
Comunica, Señor, al rey
tu juicio y tu justicia,
al que es hijo de reyes;
así tu siervo saldrá
en defensa de tus pobres
y regirá a tu pueblo justamente.

Ven, Señor, rey de justicia y de paz.

Florecerá en sus días la justicia
y reinará la paz, era tras era.
De mar a mar
se extenderá su reino
y de un extremo al otro
de la tierra.

Ven, Señor, rey de justicia y de paz.

Al débil librará del poderoso
y ayudará al que se encuentra
sin amparo;
se apiadará del desvalido
y pobre
y salvará la vida
al desdichado.

Ven, Señor,rey de justicia y de paz.

Que bendigan al Señor
eternamente
y tanto como el sol,
viva su nombre.
Que sea la bendición
del mundo entero
y lo aclamen dichoso
las naciones.

Ven, Señor, rey de justicia y de paz.
 
Segunda Lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos (15, 4-9)
Hermanos: Todo lo que en el pasado ha sido escrito en los libros santos, se escribió para instrucción nuestra, a fin de que, por la paciencia y el consuelo que dan las Escrituras, mantengamos la esperanzaQue Dios, fuente de toda paciencia y consuelo, les conceda a ustedes vivir en perfecta armonía unos con otros, conforme al espíritu de Cristo Jesús, para que, con un solo corazón y una sola voz alaben a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, acójanse los unos a los otros como Cristo los acogió a ustedes, para gloria de Dios. Quiero decir con esto, que Cristo se puso al servicio del pueblo judío, para demostrar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas hechas a los patriarcas y que por su misericordia los paganos alaban a Dios, según aquello que dice la Escritura: Por eso te alabaré y cantaré himnos a tu nombre.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor
 
Aclamación antes del Evangelio
Aleluya, aleluya.
Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos, y todos los hombres verán al Salvador.
Aleluya.
 
Evangelio †
† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (3, 1-12)
Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, comenzó Juan el Bautista a predicar en el desierto de Judea, diciendo: “Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos está cerca”. Juan es aquel de quien el profeta Isaías hablaba, cuando dijo: Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos.

Juan usaba una túnica de pelo de camello, ceñida con un cinturón de cuero, y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre. Acudían a oírlo los habitantes de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región cercana al Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río.
Al ver que muchos fariseos y saduceos iban a que los bautizara, les dijo: “Raza de víboras, ¿quién les ha dicho que podrán escapar al castigo que les aguarda? Hagan ver con obras su arrepentimiento y no se hagan ilusiones pensando que tienen por padre a Abraham, porque yo les aseguro que hasta de estas piedras puede Dios sacar hijos de Abraham. Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé fruto, será cortado y arrojado al fuego.
Yo los bautizo con agua, en señal de que ustedes se han arrepentido; pero el que viene después de mí, es más fuerte que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. El los bautizará en el Espíritu Santo y su fuego. El tiene el bieldo en su mano para separar el trigo de la paja. Guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue”.
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús

Anuncios

MONICION SOLEMNIDAD NATIVIDAD DE JESUS – Ciclo A (MISA DEL DIA)

MONICINES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos a este Misa del nacimiento del Señor. Hoy la Luz brilla para nosotros, porque ha nacido Jesús, el Señor de la Salvación. Iniciemos con alegría y esperanza.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

 
MONICION PRIMERA LECTURA
Isaías invita al pueblo a cantar y a alegrarse, ante la inminente acción salvadora de Dios, ofrecida a todos.

MONICION SEGUNDA LECTURA
La presencia del Hijo de Dios, inaugura una nueva etapa para toda la humanidad. En Cristo tenemos la revelación del Padre.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Presentemos al Padre las necesidades y deseos de todos los hombres, y dejemos que Jesús, el niño de Belén, interceda por nosotros con gemidos humanos y divinos. Digamos: Te lo pedimos, Señor”

Para que la celebración gozosa de la Navidad aleje de todos los hombres el temor, la duda y la inseguridad, y les haga sabedores de la Buena Noticia de la Salvación de Dios…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos, Señor 

Para que el Papa, los obispos, los sacerdotes, los consagrados y los fieles laicos, nos comprometamos con la humanidad promoviendo la justicia y la paz, y proclamando que Jesús es el Salvador esperado…. Roguemos al Señor.
Te lo pedimos, Señor 

Para que los agonizantes y cuantos han dejado este mundo, puedan contemplar cara a cara a Jesús, el Dios hecho hombre, el Dios con nosotros…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos, Señor

Para que, como María, la Virgen de la Navidad, engendremos en la fe a Jesús y lo demos en la vida a los hermanos…. Roguemos al Señor.
Te lo pedimos, Señor

Para que crezca en nuestras familias –reunidas en estas fiestas- la fe en Jesús, Hijo de Dios y Salvador nuestro…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos, Señor 

Celebrante:
Padre bueno, mira a tu pueblo que vuelve los ojos a Belén, y dale la paz que te suplica al adorar a tu Hijo; haz que en todos los corazones hoy se manifieste tu salvación, y atiende cuanto con fe te hemos suplicado. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Moniciones para Misa de Navidad- Ciclo A (Misa de media noche)

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos a este Misa de Navidad. El anuncio del nacimiento de Jesús es motivo de alegría. Él es la luz que ilumina nuestra existencia. Vivamos en su gracia santificadora, mientras esperamos su glorioso regreso.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]
 
MONICION PRIMERA LECTURA
Frente a una situación de miedo, de opresión y de tinieblas, el profeta Isaías anuncia el nacimiento de un Niño, destinado a ser el Rey ideal de Israel.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo nos exhorta a cooperar con las gracias del Señor, mientras aguardamos el retorno de nuestro Salvador Jesucristo.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Presentemos hermanos, en esta noche luminosa, nuestras esperanzas y anhelos a Jesucristo, Palabra cumplida del Padre, el Dios con nosotros, y con espíritu de adoración, supliquémosle con confianza, diciendo:
Te rogamos, óyenos” 

Para que la celebración del Misterio del Amor infinito de Dios, hecho cercanía en su Hijo que ha nacido, haga renacer a la Iglesia y a cada uno de sus Pastores al Evangelio vivido, proclamado y compartido con todos los hombres de buena voluntad…Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Para que en esta noche de paz y de luz, Cristo transforme nuestras tinieblas en bondad, nuestros odios en perdón, y nuestras desesperanzas en posesión del único tesoro… Roguemos al Señor.]]
Te rogamos, óyenos 

Para que Cristo hecho niño enseñe al mundo el poder de la paz, la fuerza de quienes aún creen en el hermano; y la alegría de sabernos amados y acogidos por Dios que viene hasta nosotros…Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Para que el Señor cure las heridas del cuerpo y del alma a quienes sufren y recordamos en esta Noche santa…. Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos 

Para que el Hijo de Dios –que ha querido compartir nuestra naturaleza humana- dé alegría a los que lloran, salud a los enfermos, ayuda a los moribundos y consuelo a los que en estas fiestas se sienten solos y tristes…Roguemos al Señor.
Te rogamos, óyenos

Celebrante:
Señor, que has querido que tu Hijo se encarnara en nuestra carne para recapitular todas las cosas y salvarnos; atiende por su intercesión cuanto te hemos suplicado, y no dejes de acompañarnos mientras caminamos hacia la plenitud de nuestra historia, donde todos seremos uno en el amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Moniciones IV Domingo de Adviento – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Cuarto Domingo de Adviento. Ya estamos en las puertas de la Navidad. El Señor llega para cumplir su promesa. Que María y José sean para nosotros los mejores modelos para recibir al Señor en nuestros corazones, Él viene a traernos la esperanza  y la paz que tanto necesitamos.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

 
MONICION PRIMERA LECTURA
Escuchamos esta profecía de Isaías donde revela de que manera vendrá al mundo el Emmanuel, salvador del mundo que quiere decir “Dios con nosotros”.
 

MONICION SEGUNDA LECTURA
Pablo nos cuenta que el mismo Cristo descendiente de David, una vez resucitado  le confió el apostolado de ser servidor del proyecto de la salvación de los paganos y de todos nosotros.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Sabiendo que no quedaremos defraudados porque esperamos en el Señor que pronto viene a salvamos, oremos al Padre con confianza, y supliquémosle que bendiga a toda la familia humana. Digamos con fe: Ven, te esperamos, Señor.

Por la Iglesia; Para que la Iglesia se haga voz de cada hombre y mujer y repita con confianza y sin descanso: “Acuérdate, Señor, de tu misericordia y de tu amor; que son eternos”…Roguemos al Señor.
 Ven, te esperamos, Señor.

Por los gobernantes de todo el mundo, para que se dispongan a recibir a Cristo como lo recibió María y como ella conserven sus palabras en el corazón…Roguemos al Señor.
Ven, te esperamos, Señor.

Para que aquellos hermanos que han abandonado las prácticas cristianas –pero que acudirán, sin embargo, a la Iglesia en las próximas fiestas de navidad- descubran la buena noticia el Evangelio, no como rayo fugaz, sino como luz permanente que ilumina y alegra toda la vida.…Roguemos al Señor.
Ven, te esperamos, Señor.

Para que las fiestas del nacimiento del Señor alejen las tinieblas de quienes viven sumergidos en dudas e incertidumbres y colmen los deseos de quienes se sienten descorazonados y tristes… Roguemos al Señor.
Ven, te esperamos, Señor.

Por todos nosotros, para que el nacimiento de Cristo nos ayude a renunciar a los deseos mundanos y a vivir sobria y honradamente, esperando la aparición definitiva del Señor,…Roguemos al Señor.
Ven, te esperamos, Señor.

Celebrante: Padre y Señor de la vida, que por el sí de María entraste en nuestra historia en una carne como la nuestra; escucha las súplicas de tus hijos y haz que proclamemos que Tú eres el Dios con nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor
Amen

Moniciones III Domingo de Adviento – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos. Reciban nuestro más afectuoso saludo a la Eucaristía del Tercer Domingo de Adviento. Hoy estamos invitados a permanecer alegres en el Señor porque su venida está muy próxima.  Con la alegría y la esperanza que nos da la certeza de que el Señor ya viene, iniciemos esta eucaristía.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

 
MONICION PRIMERA LECTURA
Un canto de alegría es esta primera lectura. El pueblo de Dios no tendrá nada que temer porque todos serán salvados.
 
MONICION SEGUNDA LECTURA
El apóstol Santiago, se nos invita a revestirnos de paciencia.  Mientras luchamos contra las injusticias.  Como el labrador espera pacientemente las lluvias y su cosecha, así nosotros debemos esperar la segunda venida del Señor.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Demos gracias a Dios que nos augura un porvenir de esperanza y prosperidad, y recojamos la voz de todos los que en su angustia, dolor o necesidad le reclaman y digámosle: “TE LO PEDIMOS POR MEDIACION DE LA INMACULADA

Por nuestro Santo Padre Francisco, y por los obispos de todo el mundo, para que Dios les dé prudencia y acierto en la constante tarea de renovación de la Iglesia…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos por mediacion de la Inmaculada.

Por la Iglesia, Para que nuestra Iglesia, nunca se canse de ofrecer Misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar. Roguemos al Señor.
Te lo pedimos por mediacion de la Inmaculada.

Por todas las naciones del mundo para que reine en ellas la hermandad universal que Cristo nos ha traído con su Nacimiento…Roguemos al Señor.
Te lo pedimos por mediacion de la Inmaculada. 

Para que en este tiempo de Adviento aumente nuestra paciencia, siguiendo el ejemplo de Dios que es tan paciente con nosotros…. Roguemos al Señor.
Te lo pedimos por mediacion de la Inmaculada.

Por nosotros que celebramos esta Eucaristía; por los que no han podido o no han querido venir para que todos juntos esperemos la llegada del reino definitivo que Jesús nos anuncia con su Nacimiento… Roguemos al Señor.]
Te lo pedimos por mediacion de la Inmaculada.

Celebrante:
Gracias, Padre, porque nos escuchas y porque nos das tú Espíritu para aguardar con paciencia la venida de nuestro Salvador; danos tu fuerza para mantenernos firmes en la verdad, y abre nuestros ojos para reconocerte presente en nuestras vidas. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Moniciones II Domingo de Adviento – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días):  [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos a la celebración de la Eucaristía en este Segundo Domingo de Adviento. Este segundo domingo de adviento es una oportunidad más para rectificar nuestro camino y de esta manera encontrarnos con el Señor que nos invita a participar de su reinado de paz, de amor y justicia…  Dispongámonos a participar de esta celebración, Jesús viene a nuestro encuentro..

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
En la primera lectura Isaías nos dice en su profecía, que la paz y la armonía reinarán estando en presencia del Mesías, la justicia será la medida para nuestras obras..

MONICION SEGUNDA LECTURA
San Pablo, en su carta a los romanos, nos exhorta a dejar atrás todo aquello que nos aleja del Señor, a vivir en unidad y tolerancia.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante: Pidamos al Dios Paciente y Misericordioso, todo lo que necesitamos y digamos con fe: ¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Por el Papa Francisco, a quien has querido poner a la cabeza de tu Iglesia.
Concédele, te rogamos, la gracia de edificarla con su palabra y su ejemplo. .Roguemos al Señor…
¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Por la Iglesia, Para que nuestra Iglesia, nunca se canse de ofrecer Misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar…Roguemos al Señor…
¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Pidamos la gracia de perdonar a quien nos ofendió y rechazar cualquier forma de rencor o de violencia.. Roguemos al Señor…
¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Para que el Señor, con su venida, conforte los corazones abatidos y fortalezca las rodillas que se doblan. Roguemos al Señor.
¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Por Nosotros, Para que este Año Santo alcancemos la Misericordia, no juzgando,
ni condenando, si no perdonando y dándonos a los demás. Roguemos al Señor.
¡ Señor, dependemos de tu misericordia!

Celebrante:
Escucha, Dios todopoderoso y eterno, nuestras oraciones para que –renovados por el Espíritu Santo- hagamos presente en toda relación humana aquella justicia y aquella paz que la Encarnación de tu Hijo hizo florecer en nuestra tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

Lecturas – Primer Domingo de Adviento – Ciclo A

Primera Lectura
Lectura del libro del profeta Isaías (2, 1-5

Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y Jerusalén: En días futuros, el monte de la casa del Señor será elevado en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas y hacia él confluirán todas las naciones.
Acudirán pueblos numerosos, que dirán: “Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob, para que él nos instruya en sus caminos y podamos marchar por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor”.
El será el árbitro de las naciones y el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados y de las lanzas, podaderas; ya no alzará la espada pueblo contra pueblo, ya no se adiestrarán para la guerra.
¡Casa de Jacob, en marcha! Caminemos a la luz del Señor.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial Salmo 121

Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

¡Qué alegría sentí cuando me dijeron:
“Vayamos a la casa del Señor”!
Y hoy estamos aquí, Jerusalén,
jubilosos, delante de tus puertas.


Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

A ti, Jerusalén, suben las tribus,
las tribus del Señor,
según lo que a Israel se le ha ordenado,
para alabar el nombre del Señor.


Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Digan de todo corazón:
“Jerusalén, que haya paz entre aquellos que te aman,
que haya paz dentro de tus murallas
y que reine la paz en cada casa”.


Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Por el amor que tengo a mis hermanos,
voy a decir: “La paz esté contigo”.
Y por la casa del Señor, mi Dios,
pediré para ti todos los bienes.


Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Segunda Lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos (13, 11-14)

Hermanos: Tomen en cuenta el momento en que vivimos. Ya es hora de que se despierten del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer. La noche está avanzada y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y revistámonos con las armas de la luz.
Comportémonos honestamente, como se hace en pleno día. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujurias ni desenfrenos, nada de pleitos ni envidias. Revístanse más bien, de nuestro Señor Jesucristo y que el cuidado de su cuerpo no dé ocasión a los malos deseos.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
Aleluya.

Evangelio †
† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (24, 37-44)

Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Así como sucedió en tiempos de Noé, así también sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Antes del diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Entonces, de dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada.
Velen, pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor. Tengan por cierto que si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. También ustedes estén preparados, porque a la hora que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.