Moniciones XI Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA
Muy buenas (tardes, noches, días): Tengan todos [Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Sean todos bienvenidos. La Palabra bíblica de este Decimo primer domingo de tiempo ordinario nos viene a hablar de la Misericordia de Dios que perdona al pecador arrepentido, representado en David, como escucharemos en la primera lectura y en la mujer, sin nombre, del Evangelio. Esta misericordia de Dios se manifiesta en la predilección de Cristo por los marginados.

Nos ponemos de pie por favor y con espíritu humilde y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a los servidores de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA
Nuestra primera lectura procede del Libro Segundo de Samuel donde el profeta Natán trasmite el mensaje de Dios sobre el pecado del Rey David. Pero David se arrepintió y de la generosidad del Señor llegó el perdón.

MONICION SEGUNDA LECTURA
El apóstol san Pablo, en la segunda lectura –que procede de la Carta a los Gálatas—nos habla de la doctrina de la justificación.

ORACION DE LOS FIELES
Celebrante:
Sabiendo que Dios nos ama como somos y que nos ofrece su perdón, oremos Digamos con fe: Señor, acompáñanos en la vida.
 
Por el Papa, los obispos, sacerdotes, diáconos y fieles de la Iglesia para que escuchemos la voz de Dios y guardemos su alianza. Roguemos al Señor.
Señor, acompáñanos en la vida.

Por los marginados sociales, como la mujer pecadora, para que encuentren en todos nosotros la ayuda que necesitan para rehacer sus vidas. Roguemos al Señor.
Señor, acompáñanos en la vida.

Por los matrimonios rotos, por los niños abandonados, por los que viven en la calle: para que a todos les llegue la unidad, el consuelo y la ayuda que necesitan. Roguemos al Señor.
Señor, acompáñanos en la vida.

Por aquellas ovejas descarriadas, para reciban la ayuda de aquellos que vienen en nombre de Dios. Roguemos al Señor.
Señor, acompáñanos en la vida.
 
Por los enfermos y agonizantes: para que la misericordia y el perdón de Dios se manifieste en sus vidas… Roguemos al Señor.
Señor, acompáñanos en la vida.

Celebrante:
Te lo pedimos por Jesucristo que vive en nosotros, que nos amó y se entregó por nuestra salvación.
Amen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s