Moniciones – Tercer Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos y hermanas a esta eucaristía del Tercer Domingo del Tiempo Ordinario. En las lecturas de hoy escucharemos la eficacia y autoridad que tiene la Palabra de Dios. Al inicio de su vida pública, Jesús se acerca a Nazaret, su pueblo, y allí les revela que la profecía de Isaías sobre el Ungido de Dios se ha cumplido. Hoy como ayer, necesitamos la cercanía y liberación que nos ofrece Jesús.
Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

A Dios nadie lo ha visto. Él manifiesta su voluntad por la ley escrita en el corazón de los seres hermanos y por medio de los profetas inspirados. El pueblo, congregado en torno a Esdras, escucha con veneración la lectura del libro sagrado. Escuchemos

MONICION SEGUNDA LECTURA

En su primera carta a los Corintios, San Pablo usa el ejemplo del cuerpo humano para explicar el gran misterio del Cuerpo Místico de Cristo. Todos nosotros somos distintos, pero formamos una comunidad y la cabeza de todo es Cristo. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Como pueblo convocado por la Palabra del Señor, unidos en un mismo Espíritu oremos a Dios que quiere liberar a la humanidad de cuanto la oprime para anunciarle su Buena Noticia de la salvación. Digamos:
Padre, escúchanos.

Por la Iglesia, el Papa y los Obispos, para que siempre su enseñanza se base en la libertad del hombre, en la solidaridad hacia los más débiles y el amor que Cristo nos enseñó. Oremos.
Padre, escúchanos.

Por la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo: para que con espíritu misionero haga oír su voz profética enseñando a los hombres lo que contempla en la Palabra de Dios. Oremos.
Padre, escúchanos.

Por los que han recibido en la Iglesia el encargo de la palabra de Dios; los exegetas, que la interpretan: los teólogos, que profundizan su sentido; los pastores y los catequistas, que la anuncian; para que sepan actualizarla, iluminando la vida de los oyentes. Oremos.
Padre, escúchanos.

Por nuestros jóvenes; para que escuchen la Palabra de Dios y respondan con generosidad a su llamada a la vida religiosa y sacerdotal. Oremos.
Padre, escúchanos.

Por la unidad de los cristianos, para que pronto formemos todos un solo cuerpo viviendo todos dentro de la misma Iglesia. Oremos.
Padre, escúchanos.

Por cada uno de nosotros: para que la celebración de la Eucaristía avive en nuestro interior los mismos sentimientos de Cristo, y seamos sensibles con el sufrimiento de nuestros hermanos. Oremos.
Padre, escúchanos.

Celebrante:
Mira con misericordia a tu Iglesia, escucha sus oraciones, y haz que con fidelidad anuncie tu Palabra que es espíritu y vida. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s