Moniciones – Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo C

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos y hermanas a esta eucaristía del Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario. En las lecturas de hoy escucharemos la vocación del profeta Jeremías, quien no fue bien recibido por su pueblo. Cristo, el gran profeta del Nuevo Testamento, fue también rechazado por su propia gente. San Pablo hace un impresionante canto al amor, y que marca, también, la importancia doctrinal de este domingo, en medio de este mundo hostil, tenemos que practicar una virtud esencial, la caridad.
Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

La primera lectura nos habla de la vocación de un gran profeta: Jeremías. El profeta es elegido para que diga todo cuanto Dios le mande proclamar, sin desmayar ante los grandes de la tierra porque Dios cuida de él. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA

En su primera carta a los corintios, San Pablo compone un himno sublime al amor. Lo describe como paciente, servicial, desinteresado, excusándolo todo, creyéndolo todo, esperándolo todo y que perdurará por siempre. El amor es un don del Espíritu Santo. Así debe ser nuestra caridad. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Oremos a Dios que desde nuestro Bautismo nos ha consagrado como profetas de su Reino y pidámosle que nos conceda predicar con nuestras vidas el mandamiento del amor. Digamos:
Te rogamos Señor, óyenos

Por el Papa Francisco, nuestro Obispo Dennis, , sacerdotes y los miembros de la Iglesia para que nos dejemos llenar y guiar por el Espíritu Santo por el camino de Cristo hacia la Casa del Padre. Oremos.
Te rogamos Señor, óyenos

Para que el Señor libre a la Iglesia del triunfalismo y la intolerancia, y para que le conceda reconocer sus errores y promover la unidad y el amor. Oremos.
Te rogamos Señor, óyenos

Para que el Señor mire con amor a los que sufren física o moralmente, y para que transforme sus angustias en gozo y sus dolores en bienestar. Oremos.
Te rogamos Señor, óyenos

Por los pobres, los enfermos, los solos; para que el Señor les muestre su rostro misericordioso y encuentren personas capaces de ayudarles en sus necesidades. Oremos.
Te rogamos Señor, óyenos

Para que los que estamos celebrando nuestra fe en la mesa del Señor, vivamos nuestra vocación profética con audacia y caridad sincera. Oremos
Te rogamos Señor, óyenos

Por los matrimonios, para que renueven en el Himno del San Pablo los lazos del Amor, que siempre aguanta, disculpa, espera, cree. Oremos.
Te rogamos Señor, óyenos

Celebrante:
Señor y Padre nuestro, que nos invitas a vivir la caridad hasta las últimas consecuencias, atiende nuestros ruegos, y haz que en Ti encontremos la fortaleza, la ilusión y la vida. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s