Moniciones II Domingo de Adviento CICLO C

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Segundo Domingo de Adviento. La Iglesia, en la liturgia de día, nos invita a continuar nuestra preparación para la venida del Señor. En la vida diaria encontramos obstáculos que nos impiden caminar hacia el Padre. San Juan Bautista nos invita a la conversión para recibir así la salvación que nos trae nuestro Señor Jesucristo.
Los invito para que se pongan de pie entonando el canto de entrada, para recibir con esperanza y alegría a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

En la primera lectura escucharemos el relato del pueblo de Israel deportado a Babilonia y allí el pueblo se consume en la aflicción del destierro. El profeta Baruc dirige su mensaje a los desterrados para darles fuerza y ánimo con las promesas mesiánicas. Escuchemos.

MONICION SEGUNDA LECTURA

Como los cautivos en la primera lectura, nosotros también somos peregrinos caminando hacia Dios. San Pablo, a través de la carta a los filipenses, nos exhorta a crecer en amor fraterno a fin de que estemos más preparados para la venida de Cristo. Escuchemos.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Con gozo por la cercanía de Dios, despojémonos de cuanto nos esclaviza y aleja de Él, y pidámosle que nos ayude a preparar la llegada del Mesías Salvador a nuestras vidas. Digamos con su Iglesia y en nombre de todos los hombres:
Ven, Señor, no tardes.

Para que en la Iglesia todos los hombres podamos reconocer el rostro de Dios, que sale a nuestro encuentro con una oferta incondicional de salvación y libertad, y que nos ama con amor y ternura de Padre. Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes y diáconos; para que a ejemplo de Juan Bautista, prediquen el perdón de los pecados y la reconciliación de los hombres con Dios, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Para que todos los cristianos trabajemos con alegría en la construcción de una sociedad más solidaria y equitativa, seguros de que el Señor, que es grande con nosotros, dará el ciento por uno a nuestros esfuerzos y trabajos, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Por nuestra Capellania de Habla Hispana, que estamos próximos a celebrar la fiesta en honor a nuestra madre María, “Virgen de Guadalupe”, patrona de América, para que a través de su intercesión maternal esta produzca frutos de Paz y Misericordia entre nosotros y podamos ser imagen de su hijo Jesús, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Por toda la iglesia; que nos preparamos a dar inicio esta semana al Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que sea este el inicio de un caminar en la construcción de un mundo donde brille el amor y podamos ser un signo luminoso del advenimiento de Cristo al mundo, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Para que a todos los enfermos, los que están solos, los que se sienten tristes, los que son víctimas del vicio y del pecado, encuentren en los cristianos la prueba del amor de Dios que les tiende una mano, Oremos al Señor.
Ven, Señor, no tardes.

Celebrante:
Escúchanos, Señor, que confiamos en ti, agranda nuestra capacidad de entrega y amor para colaborar eficazmente en el anuncio de tu Evangelio, y para preparar los corazones a la conversión a Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s