Moniciones XXV del Tiempo Ordinario- Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Vigésimo quinto domingo del tiempo ordinario. Ser un buen cristiano no es fácil. Una persona justa es siempre un silencioso reproche de aquellos que no lo son. También vivir según Dios es morir, pero la muerte del cristiano es nacer a una vida sin término, es resucitar. Tomemos fuerza en esta Eucaristía para seguir a Cristo.
Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y recibamos a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

El autor del libro de la Sabiduría nos reproduce los sentimientos y actitudes de los impíos frente a los justos y su forma de actuar. Los que tienen el conocimiento de Dios y su conducta sin reproche, muchas veces sufren. Esta lectura nos describe la pasión de Cristo.

MONICION SEGUNDA LECTURA

En toda comunidad hay luchas y tensiones. El apostol Santiago nos dice que las envidias, el desorden y las peleas son frutos de la falsa sabiduría. El cristiano verdadero, con la gracia de Dios, practica las buenas obras, en especial la paz, la justicia, la reconciliación y la misericordia.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Invoquemos con confianza filial a nuestro Padre del cielo y, sabiendo que Él siempre nos escucha, digámosle juntos:
Padre, Escúchanos.

Por el Papa, los obispos, sacerdotes, diáconos, por todo el pueblo santo de Dios: para que anunciemos sin cesar la buena nueva del Evangelio. Roguemos al Señor.
Padre, Escúchanos.

Por todas las naciones y sus gobernantes, por todos los que de distintos modos trabajan por la justicia, la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
Padre, Escúchanos.

Para que en nuestra Capellania y en nuestra comunidad reine el amor y la fraternidad y se destierre la rivalidad, la envidia, y toda clase de males. Roguemos al Señor.
Padre, Escúchanos.

Por las personas que sufren en las guerras, los secuestrados, los presos, por las mujeres maltratadas y explotadas, y por los todos los enfermos mentales, y emocionales. Roguemos al Señor.
Padre, Escúchanos.

Oremos para que haya jóvenes que se sientan llamados a seguir a Jesús pobre, casto, obediente; y a servirlo en los hermanos a través de los diversos carismas que el Espíritu Santo suscita en su Iglesia. Roguemos al Señor.
Padre, Escúchanos.

Celebrante:
Te rogamos escuches las súplicas de tus fieles y hagas crecer en ellos la fe, la esperanza y el amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s