Moniciones XXIII Domingo del Tiempo Ordinario- Ciclo B

 MONICIONES DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Vigésimo tercer domingo del tiempo ordinario. Hermanos y hermanas en Cristo. Las lecturas de hoy delatan la predilección de Dios por los pobres, los marginados y enfermos. En la sanación del sordo mudo por parte de Jesús comienza a realizarse la esperanza mesiánica de los pobres tal como lo anunciaba ocho siglos antes de Cristo el primer Isaías.
Los invito para que se pongan de pie y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y recibamos a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

La primera lectura que escucharemos está tomada del Profeta Isaías, quien viene a hablarnos sobre los tiempos después del exilio. Dios ayudará a los más desamparados, ofreciéndoles su curación y su compasión. Escuchemos bien, hermanos y hermanas, porque en el Evangelio Cristo está realizando esas mismas obras de misericordia.

MONICION SEGUNDA LECTURA

El apostol Santiago, en esta lectura insiste en que el cristiano no debe hacer acepción de personas: los pobres, los desvalidos, los desamparados, los débiles son los preferidos de Dios. La asamblea litúrgica debe ser la expresión del espíritu de pobreza, de respeto a todos y de fe.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Dios no hace acepción de personas y nos escucha con afecto y ternura cuando lo invocamos llamándolo Padre. Por eso, oremos por todo el mundo diciendo:
Señor, acrecienta nuestro amor.

Por la Santa Iglesia de Dios esparcida por todo el mundo y reunida de una manera especial el domingo, día del Señor: para que volvamos a nacer todos a una vida de justicia, de libertad, de amor y de paz. Oremos con fe.
Señor, acrecienta nuestro amor.

Por nuestro Santo Padre Francisco, y por la santidad de los Obispos, los sacerdotes, por las vocaciones, los seminaristas, los laicos comprometidos. Por los sacerdotes que han caído en la tentación. Por las persecuciones de la iglesia y por todas sus necesidades económicas y vocacionales. Oremos con fe.
Señor, acrecienta nuestro amor.

Por todas las naciones del mundo, para que los que tienen en sus manos las decisiones políticas, económicas y sociales, obren con justicia y rectitud y que reine en ellos la hermandad universal que Cristo nos ha traído. Oremos con fe.
Señor, acrecienta nuestro amor.

Por los pobres, por los marginados, por los enfermos, los solitarios y los abandonados; por los prisioneros, los desterrados, los perseguidos y los que sufren los horrores de la guerra y del terrorismo: para que a todos ellos, les llegue nuestro consuelo y sientan más cerca el amor y la paz… Oremos con fe.
Señor, acrecienta nuestro amor.

Por nosotros que celebramos esta Eucaristía; por los que no han podido o no han querido venir para que todos juntos esperemos la llegada del reino definitivo que Jesús nos a prometido. Oremos con fe.
Señor, acrecienta nuestro amor.

Celebrante:
Escucha, Padre, nuestras oraciones, colma de tus bienes a los que te buscan y a todos danos tu paz y tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s