Moniciones XIX Domingo del Tiempo Ordinario- Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos todos al banquete de Jesús, a la fiesta de los hijos de Dios, a la asamblea de los que se alimentan de Jesucristo. Hermanos en este Décimo Noveno domingo del tiempo ordinario Jesucristo se nos presenta no sólo como maestro sino como alimento. Demos gracias y alabanzas a Dios Padre que nos abre los ojos del corazón para reconocerle en las cosas sencillas como el pan. Invoquemos al Espíritu Santo que nos ha sellado con su luz y su amor.
Hagamos Iglesia, hagamos fiesta, porque el Señor está en medio de su pueblo.
Nos ponemos de pie por favor y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y recibamos a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

El profeta Elías se siente tan cansado y desanimado que desea morir. Tú yo también nos hemos sentido alguna vez así. Pero si invocamos al Señor él nos ayuda con su palabra y con su pan para poder hacer el camino de la vida. Como Elías caminemos a la montaña de Dios.

MONICION SEGUNDA LECTURA

San Pablo nos exhorta a vivir como hermanos en la comunidad siguiendo el camino del amor. El Espíritu Santo, nuestro sello y guía, nos inspira las alabanzas. Seamos fieles al Espíritu. Él es el dulce huésped de nuestras almas.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Oremos a Dios, que puede dar la vida y fortalecer a los que lo invocan. Digámosle con confianza filial:
Ten piedad y escúchanos.

Por el Papa, los obispos y sacerdotes concédeles, Señor, la abundancia de los dones de tu Espíritu para que sean siervos fieles en el desempeño de su ministerio episcopal. Acrecienta en ellos su caridad sacerdotal para que sean buenos pastores del pueblo. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Por los gobernantes de las naciones: para que nuestro buen Dios les de sabiduría para tomar las mejore decisiones y busquen la solución de los graves problemas que afectan a la familia: la educación, la vivienda, la salud. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Por todos los que hoy nos congregamos a celebrar con gozo esta eucaristía, para que sea una llamada a compartir nuestras vidas con los hermanos. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Por la Evangelización, para que, saliendo de nosotros mismos, sepamos hacernos prójimos de quienes se encuentran en las periferias de las relaciones humanas y sociales. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Por el éxito de nuestra celebración al Divino Salvador del Mundo, esperando que haya dado los frutos deseado no solo de recaudar fondos para el mantenimiento de nuestra Capellanía, sino también frutos de alegría, paz, hermandad y amor en nuestras comunidades. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Para que en este Año de la Vida Consagrada haya un renacer de las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada , y pidamos para que los jóvenes tengan el coraje de seguir el llamado de Dios para servir en la Iglesia. Roguemos al Señor.
Ten piedad y escúchanos.

Celebrante:
Escucha, Señor, nuestras súplicas, danos tu sabiduría y haz que al alimentarnos con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo experimentemos la fuerza de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s