Moniciones XX Domingo del Tiempo Ordinario- Ciclo B

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Vigésimo domingo del tiempo ordinario. Hoy las lecturas nos invitan a participar en un banquete. La comida no es ordinaria, es el propio Cuerpo y Sangre de Cristo. Para tener vida eterna, y no simple obligación,  debemos participar en la Eucaristía y comulgar el cuerpo y la sangre del Señor, atendiendo a su oferta e invitación.
Nos ponemos de pie por favor y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y recibamos a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

El autor del libro de los Proverbios nos habla de la Sabiduría de Dios como si fuera una persona. Invita a los simples, los inexpertos para que coman y beban en un banquete. Sin duda, esta lectura inspiró al evangelista Juan cuando escribió el discurso eucarístico. Cristo es “Sabiduría de Dios” y nos invita a su banquete.

MONICION SEGUNDA LECTURA

San Pablo, escribiendo a los efesios, nos exhorta a imitar a Cristo, como miembros de una nueva creación. Ellos deben hacer su parte en la redención del mundo. Durante sus asambleas eucarísticas deben dar lugar a la acción del Espíritu Santo. Estos consejos son importantes para nosotros también.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Oremos a Dios, que nos invita a su banquete eterno, y digámosle con confianza:
Escúchanos, Señor.

Por nuestro Santo Padre el Papa Francisco, y por los obispos de todo el mundo, Para que el Espíritu de sabiduría los guíe en sus decisiones. Roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Por nuestros gobernantes de todo el mundo, especialmente aquí en Australia, para que tomen sus decisiones pensando en el bien común y no en intereses egoístas que vayan en contra de la moral familiar o en contra de la ley de Dios. Roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Por las familias desunidas, por las familias que sufren: para que reciban ayuda y consuelo, fruto de la solidaridad cristiana. Roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Para que con sensatez y prudencia los cristianos nos dejemos guiar por el Espíritu del Evangelio. Roguemos al Señor
Escúchanos, Señor.

Por la solidaridad con los más débiles y necesitados, para que al alimentarnos del Cuerpo y la Sangre de Cristo dejemos que Él viva en nosotros y guíe nuestras acciones. Roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Oremos para que el Señor, que escogió un estilo de vida virginal y pobre, suscite en los jóvenes de nuestras comunidades el deseo de consagrarse exclusivamente a su amor y al servicio de su Iglesia. Roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Celebrante:
Te rogamos escuches las súplicas de tus fieles y hagas crecer en ellos la fe, la esperanza y el amor. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s