MONICIONES DOMINGO XVIII DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración de la Eucaristía en este Décimo Octavo domingo del tiempo ordinario. Jesús nos invita, hoy, a su mesa para ofrecernos el regalo de sí mismo como pan para el camino. Nosotros estamos aquí porque queremos hacer el camino de la vida en compañía de Jesús. No convirtamos en rutina el don generoso de Dios, su Eucaristía. Acojamos con gratitud y con fe los dones de Dios y acojamos con fe el don del pan de vida, Jesucristo…
Nos ponemos de pie por favor y comencemos nuestra fe con el canto de entrada y recibamos a los ministros de esta celebración eucarística y a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

Los israelitas se quejan y murmuran porque encuentran difícil el camino hacia la libertad. El poder de Dios que ha puesto fin a su esclavitud no parece satisfacerles. El pueblo está rabioso con Dios. Pero incluso los corazones desagradecidos necesitan el alimento de Dios y éste, siempre fiel, se lo proporciona.

MONICION SEGUNDA LECTURA

El pasado ya no tiene poder y queda atrás porque Dios actúa en el mundo, haciéndolo todo nuevo en Cristo. San Pablo reta a todos los bautizados a crecer en santidad y en el nuevo ser que estrenamos el día de nuestro bautismo.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Dejemos que el Espíritu renueve nuestra mentalidad, y, vestidos de su gracia, oremos con confianza al Padre diciendo:
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Oremos por la Iglesia y sus pastores para que a imitación de Cristo que dio su vida por todos los hombres, lleven una vida acorde con los Sacramentos que celebran. Oremos con fe.
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Por nuestros gobernantes y líderes políticos, para que iluminados por el Espíritu Santo, puedan crear leyes que busquen fortalecer la familia tal como fue desde el inicio según el plan de Dios. Oremos con fe.
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Para que los que son esclavos del vicio y del pecado se dejen transformar por la gracia y Cristo viva en sus corazones. Oremos con fe.
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Para que Jesús, el Pan de la Vida, sea el alimento de nuestra fe y la fuerza que nos impulse a ser solidarios, generosos y desinteresados. Oremos con fe.
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Por el éxito de nuestra celebración al Divino Salvador del Mundo, esperando que de los frutos deseado no solo de recaudar fondos para el mantenimiento de nuestra Capellanía, sino también frutos de alegría, paz, hermandad y amor en nuestras comunidades. Oremos con fe
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Oremos para que el Señor ilumine la mente de los jóvenes cristianos y les infunda fuerza, a fin de que sean muchos los que se dediquen al ministerio y consagren su propia vida a hacerlo presente en medio de los fieles. Oremos con fe
Mira a tu Hijo y escúchanos.

Celebrante:
Mira a tu Hijo, que dio su vida por amor, y escucha las oraciones que en su nombre te hemos dirigido, Él que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s