Moniciones – Trigesimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos a nuestra celebración del Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario. La Palabra de este domingo nos urge a la vigilancia productiva y al trabajo, mientras esperamos al Señor.

Por favor pongamos de pie y dispongamos a celebrar con alegría nuestra celebracion entonando el canto de entrada para recibir a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

En esta primera lectura, del libro de los proverbios, escucharemos el elogio de un sabio del Antiguo Testamento a una buena esposa. Elogio basado en la capacidad de trabajo y en la fe confiada en el Señor.

MONICION SEGUNDA LECTURA

San Pablo sigue aclarando las dudas a la comunidad de Tesalónica sobre el fin de los tiempos. Específicamente las que le plantean la fecha precisa sobre el retorno del Señor. Imposible saber el día ni la hora, se debe estar preparado, porque puede llegar en cualquier momento, como ladrón en la noche.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Oremos, hermanos, al Señor que no se deja ganar en generosidad, diciendo juntos:
Señor, mantennos vigilantes.

Por el Papa, los obispos, sacerdotes y diáconos, para que con su palabra y ejemplo sean estímulo de fe y esperanza para el pueblo cristiano. Roguemos al Señor…
Señor, mantennos vigilantes.

Por los discípulos de Cristo: para que, viviendo nuestra fe activamente, el Señor nos encuentre preparados cuando venga. Roguemos al Señor…
Señor, mantennos vigilantes.

Por los hogares cristianos: para que la fidelidad de los esposos encamine a los hijos en la senda del bien y del amor. Roguemos al Señor…
Señor, mantennos vigilantes.

Por los que sufren a causa de la soledad, la enfermedad, el hambre o la pobreza, para que no les falte la ayuda de los que pueden hacer más llevadera su situación. Roguemos al Señor…
Señor, mantennos vigilantes.

Por los que estamos aquí reunidos, para que cuando termine nuestro peregrinar en este mundo, el Padre de la misericordia nos reciba con nuestros hermanos difuntos en el banquete de su reino. Roguemos al Señor…
Señor, mantennos vigilantes.

Celebrante:
Gracias, Señor Jesús, porque confiaste en nosotros, entregándonos los talentos y la responsabilidad de tu reino.
Acompáñanos con tu Espíritu de creatividad fecunda, para poder poner los talentos que tú nos diste al servicio del reinado de Dios y de nuestros hermanos. Te lo pedimos en el nombre de tu hijo nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s