Moniciones – Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

MONICIONES DE ENTRADA

Queridos hermanos, muy buenas (tardes , noches, días):
[Este es el mejor momento para que apaguemos nuestros teléfonos celulares.]

Bienvenidos a nuestra celebración del Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario. Hoy, vamos a abrir el oído a la Palabra de nuestro Dios. Hoy, vamos a renovar nuestra alianza con Dios. Hoy, vamos a escuchar los gemidos de los hermanos y les vamos a abrir el corazón.
Por favor pongamos de pie y con mucha alegría entonando el canto de entrada recibamos a nuestro sacerdote celebrante, Padre [….]

MONICION PRIMERA LECTURA

Esto dice el Señor a su pueblo, en este Sinaí que es nuestro templo. El mal que haces a los más humildes llega hasta mí y me ofende y me subleva. Deja de hacerlo.

MONICION SEGUNDA LECTURA

Recibir la Palabra es recibir la alegría del Espíritu. Recibir la Palabra es convertirse a Dios. Pablo se siente orgulloso de su misión y de su comunidad.

ORACION DE LOS FIELES

Celebrante:
Reafirmando nuestra fe en Jesús, el Cristo, el Mesías, el Hijo de Dios vivo, pidamos a Dios padre que aumenta nuestra fe. Oremos con confianza diciendo:
Ten piedad de nosotros Señor.

Por la Iglesia y sus líderes para que obedezcan a Dios y sirvan con amor a su pueblo. Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Por los líderes de las naciones para que el Espíritu guíe sus decisiones a favor de la justicia y de la paz.. Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Por nuestra comunidad para que se dé en ella el signo cristiano del amor. Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Para que todos los niños y jóvenes puedan crecer en familias cristianas y unidas. Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Por los ancianos, los enfermos y los que viven solos para que experimenten el amor de Dios y de los suyos. Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Protege, Señor, a tus misioneros, que dejan todo para dar testimonio de tu palabra y de tu amor. En los momentos difíciles, sostenlos, consuela sus corazones, y corona su trabajo de frutos espirituales… Roguemos al Señor.
Ten piedad de nosotros Señor.

Celebrante:
Dios Padre, creemos que tu hijo amado ha resucitado y vive en el mundo, hoy como ayer. Concédenos el don de la fe para que nos entreguemos a la fascinante tarea de amarte y construir tu reino. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

COMUNION:

Hermanos, acerquemos a comulgar con devoción. La Iglesia nos invita a que hagamos una genuflexión o a inclinar nuestra cabeza antes de recibir el Sagrado Cuerpo de Cristo mostrando así nuestro respeto y adoración por la presencia viva de Cristo en la Sagrada hostia.
Al recibir la comunión, podemos hacerlo directamente en la boca o coloquemos la mano izquierda sobre la derecha y consumamos inmediatamente la sagrada hostia delante del ministro o del sacerdote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s